Reparación | Cómo conseguir un mayor aprovechamiento energético en el taller

Mejoras tecnológicas en equipos y procesos redundan en un menor consumo, según Cesvimap.

El mantenimiento periódico de las instalaciones contribuye a un óptimo rendimiento
El mantenimiento periódico de las instalaciones contribuye a un óptimo rendimiento

Los centros de reparación del sector comienzan a adaptarse a las nuevas normativas que procuran un mayor respeto por el medioambiente. Pero, además, los talleres pueden tomar una serie de medidas preventivas y acciones que reduzcan el gasto, así como el impacto medioambiental, según señala Centro experimentación y seguridad vial de Mapfre, Cesvimap en un artículo.

Una de las mejoras que pueden realizar los establecimientos se refiere a aspectos tecnológicos en los equipos. Así, Mapfre señala que en las cabinas de pintura el cambio de gasoil a gas supone un mejor rendimiento energético, sin emisiones de SO2 y con menor emisión de CO2, además de disminuir el coste de combustible.

A esto hay que añadir que los motores para la impulsión y extracción del aire actuales permiten la recuperación del aire caliente, materiales más ligeros y nuevos diseños de turbinas que reducen la potencia nominal hasta la mitad, lo que representa un ahorro de consumo y potencia eléctrica, además de menos ruido.

Asimismo, los autómatas programables personalizan los ciclos de aplicación, evaporación y secado que hacen que la energía y los tiempos se ajusten aún más, con un menor gasto energético.

Otro de los aspectos que reducen el consumo energético son las nuevas máquinas de soldadura de puntos que se pueden utilizar con enchufes de 32 o 45 amperios, en lugar de 63 amperios.

Los talleres también aprovechar energía recuperando el calor de los compresores de aire, explica Cesvimap, ya que estos sistemas absorben energía que convierten en calor casi en su totalidad. Más del 90% de la energía de funcionamiento de estos aparatos se desaprovecha en forma de calor y se disipa en el ambiente.

Sin embargo, este podría recuperarse con un sistema baypass que dirija el aire caliente del compresor hacia zonas más frías. También se puede colocar un intercambiador de placas agua-aceite en el circuito del aceite de compresor y derivar ese calor hacia el circuito de agua caliente o calefacción, mejorando su producción. Para conservar este calor, es recomendable instalar puertas rápidas que mantienen la temperatura y evitan corrientes de aire.

El aprovechamiento energético también se puede conseguir mediante mejoras tecnológicas en los procesos, como la aplicación de aparejos y barnices que reducen el uso de calor en la cabina (incluso se están desarrollando productos para su secado al aire sin calor o por absorción de humedad), lo cual aumenta también el rendimiento y evita los cuellos de botella.

Otros de los sistemas que aumentan la rentabilidad y acortan los procesos, reduciendo consumo energético, son los de húmedo sobre húmedo, que eliminan el lijado, algunas limpiezas y el desengrasado.

Por otro lado, los establecimientos también pueden reducir el impacto medioambiental con un menor uso de papel (utilizando soportes digitales para documentos, expedientes, citas, resguardos u otro tipo de gestiones) o tener vehículos eléctricos como coche de cortesía, lo cual redunda en la buena imagen del taller.

Otros de los consejos que señala Cesvimap es la automatización de sistemas como la climatización, el apagado programado de los equipos informáticos o el uso de detectores de presencia. El ahorro puede llegar al 10%.

Tampoco hay que olvidar que el mantenimiento periódico de las instalaciones, lo cual contribuye a un óptimo rendimiento y a prolongar la vida útil de los sistemas.

Asimismo, el artículo subraya que es importante optimizar el uso del agua instalando depósitos para utilizar aguas pluviales, recogidas, filtradas y almacenadas como fuente alternativa de agua para ciertos usos, aunque requieren sistemas que separen los sedimentos sólidos. Así, por ejemplo, se pueden emplear en la recarga de las cisternas de inodoros o para el lavado de suelos en el interior o exterior de las edificaciones y en el lavado de vehículos.

Además, pueden instalarse de aireadores en los grifos o fuente de agua que reducen a cero los envases de plástico.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña