Reparación | Cómo concienciar a los clientes del taller de las averías por falta de uso del coche

Estos vehículos también requieren de mantenimientos periódicos que el taller debe saber prescribir.

Cómo concienciar a los clientes de las averías por falta de uso del coche Cómo concienciar a los clientes de las averías por falta de uso del coche
Cómo concienciar a los clientes de las averías por falta de uso del coche

La falta de uso del coche no previene averías, sino todo lo contrario. Sin embargo, muchos conductores desconocen que el automóvil necesita un mantenimiento, aunque esté parado durante mucho tiempo.

De hecho, los propios fabricantes recomiendan la sustitución de determinados elementos al cabo de cierto tiempo si no se ha superado antes el límite de kilómetros marcado.

Por eso, en el marco del programa de mantenimiento de los vehículos, el taller debe informar a sus clientes sobre la importancia de no dejar el coche estacionado indefinidamente, con el fin de evitar averías graves.

Para ello, GT Motive ha publicado una guía en la que enumera los elementos que más sufren en esta circunstancia.

Así, el gas del circuito del sistema de climatización, por ejemplo, debe moverse periódicamente para que haya una adecuada lubricación del conjunto y de elementos como el filtro, el compresor y las juntas. Al menos se recomienda conectarlo una vez al mes.

Para evitar sorpresas desagradables con el motor, el vehículo debe arrancarse, por lo menos, también una vez al mes. De lo contrario, los pistones pueden pegarse, oxidarse o partirse por falta de engrase. Además, si la lubricación es insuficiente, el riesgo de fugas es elevado. En este caso, el color azul del humo del escape puede ser síntoma de fugas internas de aceite, lo que requiere la intervención urgente de un mecánico.

Para cuidar el motor, también hay que cuidar su circuito de refrigeración, sobre todo aquellos coches refrigerados por agua. En este caso, GT Motive recuerda que la falta de uso del coche puede hacer que los manguitos se sequen y que la bomba de agua o el termostato se oxiden. Si esto ocurre, los conductos se obstruyen y la avería puede desencadenar que se queme la tapa de cárter.

Por otro lado, el peso constante sobre la misma superficie de los neumáticos puede deformarlos. Por eso, conviene que el taller indique cómo poner las ruedas sobre tacos o caballetes especiales, o recomendar al cliente que aumente la presión de las ruedas.

Otro elemento susceptible de averiarse si no se usa el coche es la dirección; en concreto, la bomba y la cremallera se pueden ver afectados si no circula lubricante por ellos.

La humedad es enemiga de los elevalunas eléctricos, por lo que no mover el coche periódicamente puede dañar el motor eléctrico, así como favorecer la formación de óxido, como le ocurre al lavaparabrisas.

Asimismo, tener el coche parado puede provocar que los faros se fundan, debido a un consumo eléctrico excesivo por un fallo de los fusibles.

Un fallo en los frenos, además de avería grave es peligrosa. Por eso, el artículo recuerda que no arrancar el coche cada 15 días puede generar la oxidación de los discos de freno, los grupos hidráulicos de los sistemas ABS y otras piezas. Además, el mantenimiento debe incluir el cambio de líquido de frenos cada dos años.

Por último, ante períodos largos sin uso, los piñones, sincronizadores y horquillas de la caja de cambios y diferenciales se pueden oxidar por una incorrecta lubricación.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña