Reparación | ¿Qué coches llevan al taller los políticos?

Mientras Rajoy e Iglesias no tienen ninguno a su nombre, Pedro Sánchez posee un Peugeot 407 de 2005 y Albert Rivera un Golf del 2012.

¿Qué coches llevan al taller los políticos? ¿Qué coches llevan al taller los políticos?
¿Qué coches llevan al taller los políticos?

Si a un político se le averiara el coche y tuviera que acudir al taller, ¿cuál llevaría? El buscador de coches de segunda mano Mitula se lo ha preguntado y ha elaborado un informe al respecto, del que se desprende que existen diferencias entre unos y otros.

Entre los políticos del PP, destaca que Mariano Rajoy no tiene ningún vehículo a su nombre, puesto que se desplaza siempre en coche oficial (incluso en su tiempo libre). Sin embargo, María Dolores de Cospedal tiene un Fiat Punto del 2011 (valorado en 6.101 €)

El ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá, posee un Volkswagen Touareg del 2005 (valorado en 11.495 €) y la ministra de Empleo, Fátima Báñez, un Mercedes Clase A del 2010, que costaría unos 11.000 €.

Rita Barberá, tiene declarado un Lacia Delta, que dejó estacionado en el mismo sitio durante 23 años (hasta que lo retiró en 2014). El que fuera presidente de Baleares, José Ramón Bauzá, disfruta de un Range Rover Sport del 2015, valorado en cerca de 100.000 €.

El senador popular Xavier García Albiol utiliza como vehículo personal un Toyota Auris del 2014.

Como curiosidad, el representante de Castellón, Miguel Barrachina, guarda en su garaje un tractor Massey Fergusson del 2013. No extraña si tenemos en cuenta que es agricultor a tiempo parcial.

Dentro del PSOE también existen diferencias entre sus miembros. Pedro Sánchez conduce un Peugeot 407 del 2005 (valorado en 4.592 €) -así se reflejaba en su penúltima declaración de bienes, si bien en la última de 2015 ya no reconocía ningún vehículo a su nombre. Por su parte, Patxi López, hasta las eleccciones del 26-J presidente del Congreso, posee un Fiat 500.

Otros socialistas podrían llevar al taller hasta tres vehículos, como Simancas, que tiene un Seat León, un Seat Ibiza y un Volvo V50; o el diputado por Almería, Juan Jiménez Tortosa, que disfruta de un Audi A4 del 2009, un Seat Ibiza y una moto Suzuki.

Joan Lermá posee un Opel Vectra del 2003 y un Opel Mokka del 2014, y Juan José Lucas Giménez (que fue presidente del Senado) tiene un Seat 600 D de 1969 y un Volkswagen Polo United de 2010.

El partido Podemos es el que menos motorizado está, o al menos son menos los políticos de la formación morada que han declarado en sus bienes algún automóvil.

Pablo Iglesias no acudiría al taller en coche, sino en moto (aunque se desconoce el modelo). Íñigo Errejón, por su parte, llevaría un Peugeot 205 adquirido 2004, y Tania Sánchez un Smart ForFour del 2014 (valorado en 10.000 €), además de una moto Piaggio del mismo año.

Motero también es Albert Rivera, que tiene una Yamaha FZ1 del 2009 y de un Volkswagen Golf del 2012, que costaría ahora en el mercado 15.500 €.

El diputado por Asturias de Ciudadanos, José Ignacio Prendes, tiene un Audi A4 Avant del 2013 y un Mazda 2 del 2008, valorado en 4.000 €.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña