Reparación | Los coches 'amigos' del taller también existen

Un artículo desgrana los fallos recurrentes en algunos modelos del mercado de VO.

Los coches 'amigos' del taller también existen Los coches 'amigos' del taller también existen
Los coches 'amigos' del taller también existen

¿Hay algún modelo de coche fiable 100%?¿La repetición de averías es el 'estigma' de algunos modelos o son leyendas urbanas? Al igual que existen modelos de coches que se caracterizan por ser los que menos pasan por el taller por su fiabilidad, también existe una larga lista de coches 'amigos' de los establecimientos de reparación.

El diario Cinco Días ha publicado recientemente un artículo en el que desgrana alguno de los fallos más recurrentes en algunos modelos de coches de VO y que considera que se debe tener en cuenta si un conductor decide adquirir un turismo de segunda mano.

El desgaste prematuro de las pastillas, de los discos de frenos y de las rótulas de la suspensión, las fugas de lubricante del motor o del líquido hidráulico de los amortiguadores, la rotura de la caja de cambios, el deterioro de la dirección o sencillamente los fallos reiterados de las lámparas de alumbrado, de la batería o el sistema eléctrico son las principales averías que obligan a muchos coches a pasar frecuentemente por el taller, según asegura Juan Carlos Zazo, perito del Comisariado Europeo del Automóvil (CEA) al mencionado diario.

En la actualidad, las reparaciones mecánicas capitalizan el 60% de las operaciones de los talleres, según datos recopilados por la consultora de siniestros Solera y de Direct Seguros. La realidad siempre supera a la ficción. Prueba de ello es que el fallo mecánico es la principal causa que requiere la asistencia de la grúa, y no los accidentes, a tenor de los datos de un estudio de la aseguradora. Además, casi un tercio de las averías de los coches de ocasión se producen antes de rodar 5.000 kilómetros y el coste medio de reparación es de 497 euros, recoge un informe de la empresa de extensión de garantías Car Garantie.

De este modo, el artículo cita algunas de las averías o fallos recurrentes en determinados modelos comercializados en los últimos años. Pastillas de frenos, fugas de aceite del motor y fallos de amortiguadores y holguras en las rótulas de suspensión sería, por ejemplo, algunos de los problemas más frecuentes en el Citroën C5, versión 2007-2013, dentro del segmento de las berlinas.

Por su parte, el desgaste de las rótulas de suspensión, de la dirección y del sistema de frenos y los fallos en el sistema electrónico son los puntos flacos del Peugeot 407, vendido entre 2004-2013; y el desgaste prematuro de las rótulas de suspensión y de los neumáticos es el talón de Aquiles del Alfa Romeo 159, versión 2005-2013. Por su parte, las averías relacionadas con la centralita electrónica del motor, así como el rápido desgaste de los discos de frenos y los fallos en el alumbrado exterior, son frecuentes en el Skoda Octavia, versión 2005-2012.

Otros fallos apuntados por el perito de CEA serían el desgaste prematuro de las rótulas de suspensión, a las fugas de aceite y la caja de cambios así como a las perforaciones del tubo de escape del Fiat Panda (vendido entre 2003 y 2012), o el desgaste prematuro de las pastillas y los discos de frenos del Peugeot 107 (2008-2013) y del Chevrolet Matiz (1998-2010) así como del Citroën C3 (2001-2012), que también presentaría fallos en la centralita del motor y fugas de aceite, y en el Peugeot 207 (2006-2013). En este modelo también da problemas la centralita electrónica.

El deterioro de los cojinetes y las rótulas de la suspensión; problemas con la centralita electrónica; el rápido desgaste de las pastillas y discos de frenos, el desajuste en los faros y, en menor medida, fugas del aceite son los principales averías registradas en versiones que ya no se fabrican de cupés y cabrios como Mercedes CLK y CLC, VW Scirocco y Eos o BMW Serie 6, según Dekra.

El Dacia Sandero, uno de los más vendidos en 2013 y 2014, tiende al desgaste prematuro de las rótulas de suspensión al igual que el Citroën C4 comercializado hasta 2011. También el Clase A de Mercedes (entre 2004 y 2012) registra un deterioro irregular de los discos de frenos y fugas de aceite de los amortiguadores. Mientras, del Citroën Xsara Picasso, vendido entre 2003-2012, se destaca el desgaste irregular de los discos de freno, los fallos en la centralita electrónica y la tendencia a las fugas del líquido en la dirección asistida.

Cabe destacar que los coches más fiables y duraderos suelen estar, según el citado artículo, en las gamas más altas, según se desprende de un informe, elaborado en Alemania por la empresa Dekra y del que ya nos hicimos eco en InfoTallerTv, cuyas estaciones de ITV inspeccionan cada año 15 millones de vehículos, los mismos modelos que circulan en España. Llegados a este punto, seguro que a ti también se te ocurre algún modelo más 'amigo' del taller.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña