Reparación | Un año de cárcel para los dueños de un taller en el que murió un mecánico

La justicia considera que los responsables del taller han cometido un delito de homicidio imprudente La justicia considera que los responsables del taller han cometido un delito de homicidio imprudente
La justicia considera que los responsables del taller han cometido un delito de homicidio imprudente

No cumplir con las normas de seguridad laboral puede acarrear severas consecuencias. Los tres responsables de un taller de Alhaurín de la Torre (Málaga) han sido condenados a un año de cárcel por homicidio imprudente de uno de sus empleados, que falleció al caerle encima la caja basculante del camión que estaba reparando.

El accidente se produjo en 2006, cuando el fallecido, con la ayuda de un compañero, reparaba un semirremolque basculante. En un momento dado, levantó la caja basculante del camión al máximo de su capacidad mediante su propio sistema hidráulico, accionado por un compresor de aire externo.

Cuando el mecánico se introdujo entre la caja y el chasis, aquella cedió por una pérdida de aire de la válvula de retención y bajó unos 40 centímetros, aprisionándole la cabeza, que tenía apoyada sobre el vértice del chasis y la caja. El juez considera que la válvula que falló y le provocó la muerte no había pasado revisiones periódicas.

El tribunal también cree que los responsables del taller permitieron que actos arriesgados de manipulación de vehículos se realizaran improvisando el método -ya que no se utilizaban puntales ni pértigas que evitaran una eventual caída- conscientes de que la evaluación de riesgos de la empresa omitía los derivados del atropamiento por caída de cajas. Además, el fallecido carecía de formación sobre riesgos específicos de su puesto de mecánico de taller ni había sido informado de ellos.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña