Reparación | Cuándo cambiar los componentes del vehículo para un correcto mantenimiento

‘Elige calidad, elige confianza’ recuerda que utilizar repuestos de primeras marcas influye en la vida útil de estos.

Bujías, filtros, batería o amortiguadores son algunos de los elementos que se deben revisar
Bujías, filtros, batería o amortiguadores son algunos de los elementos que se deben revisar

El perfecto rendimiento de los componentes del vehículo influye en el confort, el ahorro o las emisiones contaminantes, entre otros. Pero, además, en dichos componentes afectan también factores como la calidad de los recambios utilizados.

Por este motivo, ‘Elige calidad, elige confianza’ recuerda que es básico usar repuestos de primeras marcas prescritas por los fabricantes de automóviles. Además, recuerda a los profesionales del sector los periodos de revisión y reposición para los principales componentes del vehículo.

En primer lugar, señala que los filtros de habitáculo se deben sustituir cada 15.000 km o, al menos, una vez al año, si no se obliga a trabajar forzosamente al sistema de climatización, favoreciendo la aparición de posibles averías.

Para los filtros de motor, se debe respetar el kilometraje recomendado por el fabricante, teniendo que revisar el filtro de aire cada 10.000 km y sustituirlo cada 20.000; cambiar el filtro de aceite cuando se haga un cambio de aceite; en motores diésel, se debe sustituir el filtro de combustible cada dos años o 40.000 km, y en el motor de gasolina, cada dos años o 60.000 km.

A continuación, hace referencia al aire acondicionado, que tiene que revisarse cada dos años para prevenir averías complejas y costosas. Esto alargar la vida útil del sistema y previene la pérdida de refrigerante.

La iluminación es el componente más importante en el denominado círculo de la seguridad, por lo que habrá que revisarla antes de cada viaje largo. No obstante, es recomendable cambiar las lámparas cada 50.000 km o cada dos años (aunque algunas tienen una mayor vida útil y se recomienda cambiarlas cada 100.000 km).

En cuanto a la vida útil de las bujías y los calentadores, depende de sus características, del tipo de combustible y de las condiciones de conducción. Así, las bujías modernas soportan entre 30.000 y 60.000 km antes de ser sustituidas.

Por lo que se refiere al freno de disco, no existe una cifra exacta en kilómetros para hacer el cambio de pastillas ni de discos de freno, ya que depende del vehículo y de la utilización que se haga de él. Sin embargo, es recomendable controlar el desgaste de discos y pastillas cada 20.000 km, teniendo en cuenta que las pastillas delanteras se desgastan el doble que las traseras.

‘Elige calidad, elige confianza’ también habla de los amortiguadores, que deben cambiarse (siempre por completo o por ejes, de 2 en 2) entre los 65.000 y los 90.000 km, según el uso que se haga del vehículo, además de hacer una revisión cada 20.000 km. En cualquier caso, deben tenerse presente, junto con los neumáticos, debido a su repercusión en el sistema de dirección.

Otro de los elementos a revisar es la batería, cuya vida útil aproximada se encuentra en torno a los cuatro o cinco años, aunque puede variar según la conducción, el número de arranques y la marca de la batería. Asimismo, debe prestarse atención al estado de sensores y actuadores que contribuyen al correcto funcionamiento del motor.

Esta entidad también habla de los rodamientos de rueda, que pueden durar toda la vida útil del coche. Se calcula que el 90% de ellos están preparados para superar los 500.000 km, aunque existen causas que pueden provocar su deterioro prematuro.

Otro de los elementos importantes son los frenos de tambor. La duración media de un kit de frenos traseros es de 80.000 km y se recomienda una revisión cada 30.000 km. En cuanto, a la correa de distribución se recomienda una sustitución entre los 100.000 y 120.000 km.

Por último, se aconseja cambiar las escobillas una vez al año para garantizar que funcionen de forma eficaz en todo momento.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña