Reparación | Tipos de guantes que deben utilizarse en un taller

Loctite recuerda los hay de varias clases en función del tipo de producto o material a manipular.

Clases de guantes en un taller Clases de guantes en un taller
Clases de guantes en un taller

Los guantes son un elemento imprescindible en la equipacion de cualquier taller mecánico, porque protegen las manos de cortes o quemaduras y son básicos para la limpieza e higiene.

Para que cumplan debidamente su función, sobre todo la de proteger a los operarios, deben ajustarse a lo estipulado en la norma UNE-EN 420 que marca los requisitos que debe cumplir un guante según criterios de confort, eficacia y marcado.

Ahora bien, en un taller mecánico se pueden (y deben) encontrar varias clases de guantes en función del tipo de productos o materiales que se vayan a manipular. Loctite repasa en un post de su blog para talleres los más habituales:

Guantes para manipular productos químicos. La exposición directa a determinadas sustancias podría provocar irritación, quemaduras, infecciones u otras enfermedades, por eso, estos guantes deben cumplir las normas establecidas en cuanto a condiciones de penetración, permeabilidad y degradación. Suelen ser de látex, neopreno, polietileno, nitrilo o PVC.

Guantes soldar o para manipular materiales a altas temperaturas. En tareas de soldadura o al manipular piezas muy calientes, las manos quedan expuestas a quemaduras e incluso a la radiación por culpa de los rayos infrarrojos. En estos casos, hay que utilizar guantes ignífugos y resistentes al calor, siendo una gran solución los guantes de caucho o los de kevlar.

Guantes para labores de mecánica. Protegen las manos de cortes, golpes y suciedad. Suelen estar hechos de cuero, ya que es un material fino, que permite mayor sensibilidad al tacto y una importante resistencia a la abrasión. Si no existe riesgo de perforación o contacto con sustancias químicas, también se pueden emplear guantes textiles, que son más ligeros. Para tareas mecánicas que incluyen riesgos de cortes o abrasión, Loctite recomienda los guantes de kevlar.

Guantes para trabajos con gasolina, ácidos y disolventes. El principal problema de algunos guantes, como por ejemplo los de látex, es que no son resistentes a la degradación que provoca estar en contacto con la gasolina o con productos disolventes. Para manipular este tipo de materiales en el taller, el post recomienda usar guantes de malla metálica que, dependiendo de su composición, son resistentes a acetonas, disolventes y/o ácidos.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña