Reparación | Motivos por los que los coches no pasan la ITV

Asetra recuerda que la mayoría de los rechazos son consecuencia del sistema de alumbrado.

La asociación recomienda acudir a un taller antes de la ITV para hacer un chequeo. La asociación recomienda acudir a un taller antes de la ITV para hacer un chequeo.
La asociación recomienda acudir a un taller antes de la ITV para hacer un chequeo.

Cada cierto tiempo todos los automóviles están obligados a pasar por la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), trámite que acredita que el coche se encuentra en las condiciones técnicas necesarias para circular.

¿Pero qué tipo de defectos se consideran graves o muy graves en estas revisiones? Asetra (Asociación de Talleres de Madrid) recuerda en un artículo que los fallos relacionados con el número de bastidor son especialmente graves.

Así, en el caso de que el coche no tenga la placa con el número de bastidor, que no coincida con la documentación, que haya sido manipulado o que no pueda leerse, puede ser motivo para no superar la inspección.

En lo que se refiere a los defectos en la carrocería, como aristas vivas o que puedan cortar, óxido o perforaciones graves y cerraduras o bisagras en mal estado o defectuosas, también son motivo de rechazo. Asimismo, en los parachoques, si hay riesgo de desprendimiento, puede considerarse un fallo.

Los parabrisas también son objeto de revisión, haciendo especial incidencia si hay fisuras, impactos a la altura del campo de visión del conductor, láminas adhesivas no reglamentarias o cristales no homologados. Todos ellos son considerados defectos graves.

Sin embargo, la mayoría de los rechazos son consecuencia del sistema de alumbrado. Luces de cruce o intermitentes que no funcionen pueden llevar a no superar la inspección.

En caso de no pasarla y si se detectan defectos leves, el dueño del coche tiene dos meses para solventar los problemas y volver a pasar la revisión de los aspectos que no estaban conformes en la primera. Hasta que no se supere, solo está permitido circular de la ITV hasta el taller y viceversa.

Si los defectos son muy graves, ni siquiera se podrá circular y el automóvil se trasladará en grúa hasta el taller. Otros defectos como holguras en la dirección, fallos en los frenos o la suspensión y si el cinturón de seguridad, por ejemplo, no se fija bien son otras de las posibles causas de rechazo.

La asociación recuerda que para evitar este tipo de problemas en las revisiones es recomendable acudir a un taller donde realicen un chequeo previo al vehículo.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña