Reparación | Las ITV piden cambios legales para endurecer las inspecciones

También subrayan su preocupación por la modificación de los filtros antipartículas (FAP).

La patronal reclama que los fabricantes den acceso gratuito al cerebro de los vehículos. La patronal reclama que los fabricantes den acceso gratuito al cerebro de los vehículos.
La patronal reclama que los fabricantes den acceso gratuito al cerebro de los vehículos.

Tras el caso del dieselgate de Volkswagen se han creado algunas dudas acerca de los controles medioambientales que se realizan a los vehículos y las emisiones que estos generan en condiciones reales de circulación.

Desde la Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos (AECA-ITV), que reúne al 98% de las estaciones de ITV de España, argumentan que no pueden hacer más que aplicar la legislación vigente y reclaman cambios legales y técnicos para endurecer los exámenes.

"Necesitamos comprobar otros gases nocivos para la salud que no se verifican en la actualidad y que son fuente de alarma social, como los NOx ", indica Luis Ángel Gutiérrez Pando, presidente de AECA-ITV y director técnico y de operaciones de Veiasa (empresa pública encargada de gestionar las ITV en Andalucía).

Asimismo, las ITV también resaltan su preocupación por la modificación de los filtros antipartículas (FAP), después de que se hayan desarticulado redes de talleres que incluso los suprimían.

En la actualidad, el sector trabaja junto al Ministerio de Industria y Anfac en la transposición a la legislación española de una directiva europea que dé uniformidad a las inspecciones a nivel comunitario.

Con esta normativa sería obligatorio en la ITV “la comprobación de los sistemas de seguridad controlados electrónicamente por la centralita del vehículo", explica Gutiérrez Pando. Entre ellos estaría el ABS, el control de estabilidad (ESP), los sistemas automáticos de alumbrado o la dirección asistida electrónica.

Aprovechando el cambio de normativa, la patronal reclama que los fabricantes faciliten los datos de emisiones con los que se homologó el vehículo y, así, poder verificar correctamente su cumplimiento.

A este respecto, la directiva europea establece que los fabricantes cedan el acceso al cerebro de los vehículos "de manera gratuita o a un precio razonable", añade Gutiérrez Pando.

Otra de las preocupaciones del sector es el envejecimiento del parque automovilístico. El número de vehículos inspeccionados no ha parado de crecer en los últimos años debido al incremento de los vehículos de más de diez años de antigüedad, a los que la normativa obliga a pasar una inspección anual.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña