Reparación | La DGT modificará la normativa actual para contemplar los coches autónomos

Dotar de mayor seguridad jurídica a compradores y usuarios de estos vehículos es el objetivo de la nueva regulación.

La nueva ley se prevé que quede aprobada en 2018 o 2019. La nueva ley se prevé que quede aprobada en 2018 o 2019.
La nueva ley se prevé que quede aprobada en 2018 o 2019.

La llegada de los coches autónomos a España dará lugar al consiguiente cambio en la normativa actual sobre circulación. Por ello, la DGT ya está desarrollando el proyecto Movilidad Autónoma y Conectada para regular este tipo de vehículos.

El nuevo reglamento contemplará definiciones, requisitos y niveles de automatización de estos automóviles para dar un soporte jurídico "lo suficiente flexible”, explica en El Confidencial Juan José Arriola, responsable del nuevo departamento encargado de estudiar este nuevo marco, para adaptarse a los cambios de esta industria.

La nueva ley, que se prevé que quede aprobada en 2018 o 2019, tiene un objetivo: "Dotar de mayor seguridad jurídica a compradores y usuarios de estos vehículos". Según Arriola, es esencial "sentar las bases de una legislación amigable y en sintonía con las demandas de la sociedad, de la industria y de la tecnología".

Aunque España está bien posicionada con respecto a otros países de Europa en este ámbito, Arancha García, directora del área técnica y de medio ambiente de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), indica en el mencionado medio que "todavía nos queda para estar a la altura de Estados Unidos, que ya ha desarrollado políticas muy precisas y que abarcan muchos aspectos".

Desde Anfac señalan que habrá coches con niveles de autonomía 3 y 4 en nuestro país este año que acabamos de comenzar, aunque muchas firmas se marcan 2020 como pistoletazo de salida para sus coches autónomos.

A finales de 2015, la DGT ya permitió la prueba de estos vehículos por carretera. El primer trayecto se cubrió entre Vigo y Madrid con un Citroën C4 Picasso que ajustaba la velocidad por sí mismo y decidía en qué momento debía adelantar a otros vehículos.

Aunque es necesaria una normativa que regule estas pruebas, los particulares pueden circular libremente con estos coches por España al no estar adherida a la Convención de Viena de 1968, en la que se contemplan ciertas limitaciones que sí afectan a otros países europeos.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña