Reparación | Consejos para evitar fugas de gas en el taller

Tener una puede acarrear multas que van desde los 300 a 1,75 millones de euros, con una clausura temporal o definitiva de las instalaciones.

Consejos para evitar fugas de gas en el taller Consejos para evitar fugas de gas en el taller
Consejos para evitar fugas de gas en el taller

Uno de los peligros que nos podemos encontrar a la hora de trabajar en el taller es una posible fuga de gas. La seguridad en el taller es un elemento crucial, tanto por la salud de los trabajadores como por las emisiones que se producen al medioambiente.

Por este motivo, Loctite ha publicado un post en su blog en el que recuerda la importancia de conocer qué tipo de gases manipulamos en el taller, cómo deben almacenarse y cómo debemos reaccionar en caso de que ocurra una emergencia de este tipo.

Una fuga de gas, recuerda el artículo, puede hacer que el taller se enfrente a multas que van desde los 300 € hasta los 1.750.000 €, con una clausura temporal o definitiva de las instalaciones.

La actividad del taller genera distintos tipos de contaminantes atmosféricos, como los de la combustión de calderas, cabinas de pintado, motores, emisiones derivadas del pintado de vehículos y consumo de disolventes. La Ley 34/2007, apuntan desde Loctite, es la ley básica para la prevención de la contaminación atmosférica, y establece el catálogo de actividades potencialmente contaminantes llamado Capca. Por ello, el taller debe consultar este catálogo para saber a qué grupo pertenece.

El post del blog de Loctite ofrece una serie de trucos para evitar las diferentes fugas de gas en el taller y cómo manipular, por ejemplo, los gases refrigerantes del vehículo, que podrían provocar explosiones en el taller si se produce una fuga.

El artículo recuerda que no solo en la pintura o el aire acondicionado -gases fluorados- encontramos gases peligrosos. Los gases de escape de los motores de combustión interna contienen monóxido de carbono, un gas incoloro, inodoro y muy tóxico. Por otro lado, los dispositivos y calentadores de fueloil deben ser comprobados de forma periódica para garantizar que el monóxido de carbono no penetra en lugares cerrados.

La soldadura y los gases utilizados para ponerla en marcha también suman el riesgo de incendio por el contacto con pigmentos de plomo al operar en el exterior de automóviles, así como con vapores metálicos y otros gases.

Para finalizar, Loctite recomienda mantener un sistema de ventilación en todo el taller, para poder facilitar la eliminación de gases nocivos, además de mantener tapados los recipientes que contengan sustancias tóxicas y establecer una zona de trabajo especial para trabajos de pintura que tenga un sistema de extracción localizada.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña