Reparación | Condenado por dar una paliza a un cliente de su taller ilegal

La víctima, al recoger su vehículo, comprobó que la avería no estaba solucionada y, además, se le requería un mayor importe del acordado.

Los condenados deberán pagar una multa de 3.000 euros. Los condenados deberán pagar una multa de 3.000 euros.
Los condenados deberán pagar una multa de 3.000 euros.

Esta semana el dueño de un taller clandestino de Navarra y un compañero han sido condenados a pagar una multa de 3.000 euros cada uno por tomarse la justicia por su mano al reclamar con una brutal paliza una supuesta deuda a un cliente de su establecimiento, según publica Navarra.com.

Los hechos ocurrieron hace un año, cuando un hombre de nacionalidad extranjera dejó su furgoneta en el centro para reparar una pérdida de aceite. Tras solicitarle un mayor importe que el acordado al recoger su vehículo y comprobar que la avería no solo no estaba solucionada, sino que además había otras nuevas, lo llevó a otro taller.

El hombre denunció a la Guardia Civil que recibió numerosas llamadas telefónicas por parte de los integrantes del taller con el fin de saldar la deuda. Tras una de estas llamadas, ambas partes decidieron encontrarse para hablar sobre el problema.

Al encuentro acudieron otros dos hombres con el dueño del taller que, según el escrito del fiscal, abrieron la puerta de la furgoneta y agarraron del cuello al hombre y le dieron puñetazos en la cabeza y la cara.

Durante el forcejeo, tal y como apunta el citado medio, el hombre salió de la furgoneta y el dueño del taller se montó y se la llevó. Los otros dos hombres lo siguieron con el vehículo en el que habían llegado, dejando al cliente en la carretera.

Finalmente, la Benemérita localizó a las tres personas y recuperó el automóvil robado. No obstante, el juez ha absuelto a uno de los implicados. La sentencia aún no es firme y podría ser recurrida.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña