Reparación | Condenado por dejar morir de hambre a un tigre en un taller

El Seprona alertó sobre la delgadez del animal y presentó varias denuncias durante cinco años.

Condenado por dejar morir de hambre a un tigre en un taller Condenado por dejar morir de hambre a un tigre en un taller
Condenado por dejar morir de hambre a un tigre en un taller

Seis denuncias del Seprona ante la Consejería de Medio Rural y Pesca del Principado de Asturias y siete inspecciones resultaron insuficientes para salvar la vida de un tigre, que vivió, durante cinco largos años, en pésimas condiciones en un taller mecánico de Cangas de Onís (Asturias).

Según el relato del fiscal encargado del caso, los hechos se remontan, al menos, hasta octubre de 2009, cuando el propietario del taller se hizo con un ejemplar de hembra de tigre, a la que encerró en una jaula de cinco por tres metros en la parte trasera del negocio.

Cuando el Seprona tuvo conocimiento de que el acusado incumplía las obligaciones legales para tener un animal de estas características y de que no le proporcionaba los cuidados mínimos más básicos, realizó una primera inspección, tras la que presentó una denuncia ante la Consejería.

Las inspecciones se sucedieron, las denuncias también y las advertencias del Seprona sobre la “delgadez” de la tigresa, también. Puesto que las complicaciones administrativas estaban resultando molestas para el propietario, este decidió desatender el animal por completo, hasta que falleció por inanición.

Una vez muerto el animal (el tigre), el dueño del taller siguió infringiendo la legislación y lo enterró en su finca, no sin antes arrancarle la cabeza por medios que no se han podido determinar, para quedarse con el cráneo como ‘trofeo’.

Los hechos han sido considerados constitutivos de delito de maltrato animal, por lo que las autoridades procedieron a detener al acusado.

Ha sido condenado a una pena de seis meses de prisión (suspendida con la condición de que no vuelva a delinquir en el plazo de dos años), inhabilitación para para ejercer profesión, oficio o comercio relacionado con animales durante dos años, y el pago de una multa de 540 euros (que pagará cómodamente en tres meses con una cuota de 6 euros diarios).

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña