Reparación | Bosch concibe el coche del futuro como un asistente personal

La firma destaca la importancia de ofrecer funciones y servicios inteligentes adaptados a las necesidades de los conductores.

En 2025 la conducción automatizada ahorrará a los conductores hasta 100 horas al año. En 2025 la conducción automatizada ahorrará a los conductores hasta 100 horas al año.
En 2025 la conducción automatizada ahorrará a los conductores hasta 100 horas al año.

Bosch ha escogido el CES celebrado en Las Vegas estos días para presentar su nuevo concepto de automóvil, con el que pretende demostrar que todos los ámbitos de la vida estarán interconectado en el futuro.

"La personalización es una tendencia creciente en el ámbito de la conectividad y estamos impulsando esta tendencia", señala Werner Struth, miembro de la junta directiva de Bosch. "Cada vez es más importante ofrecer funciones y servicios adicionales inteligentes adaptados a las necesidades individuales", dijo Struth.

La firma explica que la creciente personalización de productos y servicios está llevando a que los dispositivos se estén convirtiendo “en compañeros inteligentes que hacen que la vida cotidiana sea más fácil y segura".

La compañía prevé que para 2022, el mercado mundial de la movilidad conectada crezca el 25% anualmente. Además, asegura que en pocos años, los coches serán capaces de comunicarse con otros modos de transporte y con la casa inteligente.

Asimismo, la firma señala que la comunicación personalizada entre el coche y su conductor también se ampliará: nuevas funciones que conectan el coche con su entorno, la casa inteligente y el taller de reparación.

Con ello, Struth apunta que será posible una conducción altamente automatizada y que la conectividad hará que el coche se convierta en un asistente de cuatro ruedas.

Bosch explica que el concept car incluye otras innovaciones, como el reconocimiento facial para ajustar volante, espejos, temperatura interior y emisora de radio y otras preferencias del conductor. Todo ello controlado con una pantalla táctil y un sistema de control de gestos.

Incluso, los servicios basados en la nube permitirán videoconferencias, planificar viajes o ver vídeos recientes, así como localizadores de estacionamiento, que ahorren tiempo y dinero.

Según un estudio de Bosch, en 2025, la conducción altamente automatizada ahorrará una media de 100 horas al año a los conductores gracias a las unidades de control de la comunicación, como el Bosch Central Gateway, que hacen posible esta conectividad y garantizan las actualizaciones de software durante toda la vida útil del vehículo.

"Creemos que la conectividad es algo más que tecnología. Es parte de nuestras vidas. Mejora la movilidad y da forma a las ciudades del futuro”, destaca Struth.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña