Neumáticos | El incendio de Seseña, consecuencia de una venganza

Unas rencillas familiares parecen ser el origen del fuego intencionado que arrasó 90.000 toneladas de neumáticos.

El incendio de Seseña fue motivado por venganza El incendio de Seseña fue motivado por venganza
El incendio de Seseña fue motivado por venganza

Hace ya un año que tuvo lugar el incendio del vertedero de neumáticos de Seseña. Hasta ahora, según las investigaciones del Seprona de la Guardia Civil, Javier M. P. es el único imputado por el caso y fue detenido el pasado mes de mayo.

Una problema familiar por un negocio fallido parecer ser, según los investigadores, el origen de las llamas que calcinaron unas 90.000 toneladas de cubierta en este depósito situado entre la Comunidad Madrid y Castilla-La Mancha.

Los informes del Seprona, tal y como publica El País, incorporados al sumario del caso, culpan a Javier M. P. de querer perjudicar a su cuñado y su hermana. La principal prueba que avala esta afirmación es su teléfono móvil, que lo sitúa en el lugar del suceso horas antes de que se detectasen las primeras llamas.

Los antecedentes del caso señalan que el imputado decidió montar un negocio de depósito de neumáticos en Argamasilla de Alba (Ciudad Real) con su cuñado y su hermana, con el que no obtuvieron beneficios y dejaron a Javier M. P. en una "situación económica muy precaria", según la Guardia Civil.

El mencionado fuego intencionado tuvo su origen en un acto de venganza, señalan los investigadores, porque el acusado no quería que la empresa de su familiar se beneficiara del tratamiento futuro de las ruedas que la Administración iba a adjudicar para obtener gasoil, producto de la pirólisis de los neumáticos.

Asimismo, los agentes afirman que el acusado, conocedor de que su cuñado podía salir muy beneficiado, actuó por despecho intentando arruinarle el negocio.

Aunque el imputado negó dichas acusaciones durante el interrogatorio, sí admitió la mala relación con su familiar por el negocio que no había salido adelante. Además añadió que el único que se había podido beneficiar del incendió de Seseña fue su cuñado, aunque admitió no tener pruebas para asegurar que su familiar lo provocase.

Por otro lado, negó haber visitado el depósito de neumáticos, pero sí afirmó haber estado en las cercanías porque solía parar en una gasolinera cercana.

Al detenido se le acusa del delito de incendio con peligro para la vida o la integridad física. Según confirma su defensa, explica el citado medio, el empresario permanece imputado a la espera de que se practiquen nuevas diligencias y más declaraciones.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña