Neumáticos | La importancia de una correcta alineación de los neumáticos

La desalineación de las ruedas provoca desgaste desigual de las cubiertas e incrementa el consumo de carburante, recuerda Continental.

La importancia de una correcta alineación de los neumáticos La importancia de una correcta alineación de los neumáticos
La importancia de una correcta alineación de los neumáticos

Para que un coche circule correctamente, los cuatro neumáticos deben estar en consonancia, algo que se consigue con su alineación, un ajuste que, como todo profesional conoce, se va perdiendo de manera gradual y que el usuario no lo descubre a tiempo puede dar lugar a varios problemas.

Las cuatro cubiertas de un coche, según recuerda Continental, son como una orquesta "si uno de ellos no sigue la partitura al pie de la letra, la melodía no sonará afinada". Para evitarlo, a través de la alineación (operación se conoce como 'paralelo' o 'geometría') en el taller se ajustan los elementos de la dirección y la suspensión para que las ruedas apoyen correctamente y rueden paralelas entre sí y con el eje de la carretera. Con esta operación se evita que los neumáticos se desgasten de forma irregular, se mejora el comportamiento del vehículo y se ahorra combustible.

En este sentido, es importante que los profesionales adviertan a sus clientes de los síntomas que una mala alineación de los neumáticos pueden notar en sus vehículos para que acudan a su taller y poder corregir los desajustes producidos.

Asi, un desgaste excesivo e irregular de los neumáticos (cubiertas muy gastadas por los flancos o vibraciones en las ruedas delanteras); desviaciones de la dirección al dejar el volante recto (puede ser un peligro para la seguridad); dirección rígida (es necesario hacer más fuerza de la habitual para girar el volante); o un aumento del consumo de carburante son los síntomas que el profesional del taller debe dar a conocer al cliente para que éste visite el taller y evite que el problema vaya a más.

Continental recuerda que hay tres tipos de desalineación de las ruedas y, en función de ésta, el desgaste se producirá en una zona u otra de la banda de rodadura. Estos tipos son la convergente (los neumáticos delanteros orientados hacia dentro se desgastan más en el flanco exterior que en el interior), la divergente (el interior de los hombros se desgasta más que el exterior cuando el eje motor señala hacia fuera) y el no paralelo (si los ejes no ruedan en paralelo uno respecto al otro, el vehículo se ladea. Como resultado de la contradirección, los neumáticos se desgastan más en un lado).

Del mismo modo que los conductores deben vigilar el estado de sus neumáticos y estar atentos a los posibles fallos de alineación de éstos, los profesionales de la reparación deben poner especial cuidado a la hora de realizar esta operación en el taller, ya que de ella también dependerá que la vida útil de las cubiertas de sus clientes sea mayor, así como su seguridad al circular.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña