Neumáticos | Qué cadenas escoger para los neumáticos

Las metálicas son las más habituales, aunque las de tela son las que ofrecen un montaje más sencillo para los conductores.

Las de cadenas metálicas son las más habituales y proporcionan un gran agarre. Las de cadenas metálicas son las más habituales y proporcionan un gran agarre.
Las de cadenas metálicas son las más habituales y proporcionan un gran agarre.

La llegada de las bajas temperaturas acompañadas de las bajas cotas de nieve registradas estos últimos días hacen que los profesionales del sector aconsejen a los usuarios llevar siempre un juego de cadenas que les permita seguir circulando por la carretera en caso de que una nevada les sorprenda por el camino.

En nuestro país, la mayoría de los conductores no están acostumbrados a circular con nieve, ni saben cómo poner unas cadenas, en el caso de que el coche no vaya provisto de neumáticos de invierno.

Aunque los expertos aconsejan llevar estos o ‘todo tiempo’, no está de más saber qué tipo de cadenas hay disponibles en el mercado y cuáles son las más adecuadas atendiendo a las necesidades que los usuarios prevean que van a tener.

Los profesionales recuerdan que todos los tipos de cadenas tienen una característica en común, siempre deben montarse en las ruedas motrices pero cada una tiene sus pros y sus contras.

Así, por ejemplo, las cadenas metálicas son las más habituales y están compuestas por eslabones de acero entrelazados que forman una red con la que se cubren los flancos del neumático, la banda de rodadura y, gracias a los tensores manuales, mejora el agarre.

Además, resultan más duraderas, resistentes y asequibles. Sin embargo, la otra cara de la moneda es su complejidad para montarlas, sobre todo cuando el proceso se lleva a cabo bajo una intensa nevada, que es cuando se suelen necesitar.

No hay que olvidar que este tipo suele requerir un mantenimiento especial, ya que con el paso del tiempo suelen oxidarse. Para evitarlo, puede utilizarse un poco de aceite después de lavarlas y secarlas.

Frente a estas cadenas están las textiles, una opción más sencilla si no se tiene experiencia en el montaje. Se trata de unas fundas de lona que cubren por completo la parte exterior de las ruedas, incluido el flanco del neumático y la banda de rodadura. Algunas cubren por completo la parte exterior de la llanta y otras llevan los tensores a la vista.

Este tipo resulta menos dañino para el vehículo, puesto que al ser más lisas no provocan tantas vibraciones en el neumático y en el sistema de seguridad activa del automóvil (control de estabilidad, tracción o ABS). Sin embargo, su punto débil es su menor agarre.

Por otro lado, las cadenas de red, compuestas o híbridas son las que están formadas por una red de cables plásticos unidos por argollas metálicas dentro de un material textil, que envuelve la banda de rodadura del neumático. Estas se montan de forma similar a las de tela pero con mayor tensión y, además, tienen una duración mucho mayor.

En cuanto a las semiautomáticas o de araña ('spikes spider') son las que están diseñadas para utilizarse más frecuentemente. Poseen una parte fija anclada a la llanta y otra desmontable, ambas con un armazón plástico y brazos de goma con pequeños clavos metálicos, bandas de plástico o cadenas.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña