Neumáticos | Bridgestone repasa las razones para usar neumáticos de invierno

Insiste en concienciar a los conductores de sus beneficios cuando el termómetro cae de 7ºC.

Bridgestone repasa las razones para usar neumáticos de invierno Bridgestone repasa las razones para usar neumáticos de invierno
Bridgestone repasa las razones para usar neumáticos de invierno

Llegados a estas fechas, son muchos los fabricantes de neumáticos que sacan a relucir las ventajas de utilizar cubiertas específicas para el invierno. El último ha sido Bridgestone, con un repaso a las razones por las que utilizar neumáticos de invierno.

El fabricante insiste en la necesidad de que todos los conductores tomen conciencia de que los neumáticos de invierno no son solo más seguros sobre nieve, si no que deberían ser de obligado uso cuando el mercurio baja de 7ºC (una circunstancia que sucede en todas las regiones españolas en esta época del año).

El principal motivo por el que los neumáticos de invierno son más seguros que los de verano a bajas temperaturas está en su composición. Bridgestone explica que las cubiertas de verano están fabricadas con un caucho que pierde flexibilidad ante el frío, lo que le hace restar adherencia.

Para demostrar como superan los neumáticos de invierno a los de verano, Bridgestone puso en marcha 'The Cool Experience', una jornada en la que numerosos medios de comunicación pudieron comprobar 'in situ' realidades como que un neumático de verano necesita hasta tres veces más distancia para frenar que uno de invierno.

Por otro lado, el fabricante ofrece a los conductores otras recomendaciones para viajar en invierno como revisar otros elementos clave como la batería (que puede perder más del 50% de su carga cuando las temperaturas caen bajo cero); los frenos o los limpiaparabrisas (que recomienda cambiarlas por unas resistentes al frío).

En cuanto a la conducción, Bridgestone aconseja:

Revisar el agarre. Debido a que las condiciones de la carretera pueden cambiar rápida y drásticamente, es importante comprobar, de manera regular, el nivel de tracción con el que puede contar en caso de tener que frenar o desviarse de manera repentina. Pisar suavemente el freno de vez en cuando y reducir la velocidad, si es necesario, en respuesta a las condiciones cambiantes de la carretera.

Girar en etapas. En las curvas con nieve o superficies heladas, dividir la maniobra en pasos más pequeños. Frenar primero, en línea recta, antes de hacer el giro. Y acelerar gradualmente después de enderezar. De esa manera, se utiliza toda la adherencia disponible para realizar el giro.

Olvidarse del control de crucero. En condiciones húmedas o heladas, adaptar la velocidad a las condiciones. "Apagar el control de velocidad y mantener el control manual de la aceleración y desaceleración en todo momento".

En caso de duda, el fabricante recomienda no conducir. "Si las condiciones meteorológicas se consideran demasiado traicioneras, dejar el coche en casa. Nada debe ser más importante que su seguridad y la de sus seres queridos", concluye.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña