Electromecánica | Una transmisión híbrida, posible sustituta del embrague tradicional

Este sistema reduciría el peso de las transmisiones tradicionales el 20%.

Este diseño, según Dorsch, reduce el tamaño y peso del embrague tradicional. Este diseño, según Dorsch, reduce el tamaño y peso del embrague tradicional.
Este diseño, según Dorsch, reduce el tamaño y peso del embrague tradicional.

Parece que el sistema actual de embrague es uno de los elementos de los coches que tiene los días contados. Expertos del sector están rediseñando este mecanismo de fricción que conecta el motor con la transmisión.

Para ello, los equipos de I+D estudian cómo eliminar los discos de fricción ya que quitan mucha energía al resto de sistemas mecánicos, incluso en los de doble embrague, según explican los técnicos.

Uno de los ingenieros que está trabajando en esta área es Dan Dorsch, investigador de ingeniería mecánica en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT). Hace unos meses, Dorsch ganó el premio Drive it! (¡Condúcelo!) con un diseño que englobaba “el mejor potencial de beneficio societario, éxito económico e impacto medioambiental".

El modelo presentado por este investigador es una transmisión híbrida que reemplaza los discos del embrague tradicional por una serie de engranajes que conectan el motor con la caja de cambios.

Este diseño, según Dorsch, reduce significativamente el tamaño, peso y pérdidas de fricción de los embragues actuales. Sin embargo, este prototipo está enfocado más bien a los coches de competición.

Esta transmisión acopla dos motores eléctricos de diferentes tamaños. Uno grande para propulsar el coche detenido y otro más pequeño para igualar las revoluciones de la transmisión en los cambios de marcha.

De hecho, según Dorsch, el sistema funciona como un motor de arranque para el motor de combustión y como un generador cuando se invierten los papeles de los eléctricos.

Es decir, el motor eléctrico grande elimina el conversor de par. Y cuando la velocidad aumenta, el pequeño arranca el motor de combustión.

No obstante, cuando se cambia de marcha, el motor más grande sigue propulsando las ruedas, con lo que no hay pérdida de velocidad en esos momentos. Por su lado, el pequeño iguala las revoluciones del motor con las de las ruedas.

Dorsch afirma que, incluso, los conos de fricción de los sincronizadores de las marchas podrían suprimirse y hacer el modelo aún más ligero.

La transmisión PDK de Porsche es una de las que usa todos los elementos que se eliminan en el modelo de Dorsch. El 911, por ejemplo, pesa alrededor de120 kilos. Con la transmisión híbrida se suprimirían los embragues (11 kg), los fluidos hidráulicos (5 kg), el motor de arranque (4 kg), el lubricante (3 kg) y la marcha atrás (1 kg). En total, 24 kilos menos, esto es, el 20% más ligero.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña