Electromecánica | Cómo localizar fugas en el sistema de climatización

Hella aconseja para detectarlas el medio de contraste, la localización electrónica, el nitrógeno o el ‘forming gas’.

En el caso de fugas muy pequeñas, el método más adecuado es el electrónico. En el caso de fugas muy pequeñas, el método más adecuado es el electrónico.
En el caso de fugas muy pequeñas, el método más adecuado es el electrónico.

Los puntos no estancos en el circuito de refrigerante suelen ser casusa habitual de averías. Hella explica en un artículo cómo localizar las fugas de gas refrigerante, ya que suelen ser imperceptibles hasta que el rendimiento del sistema de climatización disminuye y se para totalmente.

Así, por ejemplo, la enseña indica que el circuito de climatización del refrigerante R134a está formado por tuberías de caucho y empalmes y es difícil saber, de antemano, si es un escape o una pérdida de refrigerante habitual por el paso del tiempo.

Con el fin de realizar una comprobación exhaustiva se pueden utilizar varios métodos. El medio de contraste permite un proceso rápido y fiable, según el mencionado post, al introducirlo con el inyector de cartuchos Spotgun o el inyector Pro-Shot en el circuito de refrigeración, por ejemplo.

Con este sistema, los técnicos pueden, además, añadir el medio de contraste con la instalación llena, observándolo con una luz UV.

En el caso de fugas muy pequeñas, el método más adecuado es el electrónico. Gracias a un detector que utiliza una señal acústica, se pueden identificar gases halógenos y fugas mínimas en lugares de difícil acceso, como en el evaporador.

El nitrógeno también se utiliza para verificar la estanqueidad del sistema. Para ello, se necesita un adaptador de llenado para la conexión de servicio y un adaptador de manguera. Una vez vacío el sistema de climatización, se llena con nitrógeno y se observa durante 5-10 minutos si la presión se mantiene constante.

Si se oye algún ruido quiere decir que existe alguna fuga pero, para confirmarlo, Hella aconseja hacer que el punto de fuga sea visible a través de un medio para localizarlo y rociarlo desde el exterior, de tal forma que en el punto no estanco se formará espuma.

Por último, la enseña subraya que para comprobar la estanqueidad, también se puede usar el método del forming gas. Lo primero que debe hacerse es vaciar el sistema de climatización y llenarse de gas inerte (95% de nitrógeno y 5% de hidrógeno). Con un localizador de fugas electrónico se puede comprobar si hay puntos no estancos.

Como el hidrógeno es más ligero que el aire, el sensor debe guiarse despacio sobre el posible punto no estanco y el detector hay que sostenerlo sobre la tubería de climatización o el componente. Cuando se ha detectado el punto crítico, se expulsa el gas.

Asimismo, en este tipo de verificaciones de fugas, la compañía recuerda que deben comprobarse todas las conexiones y tuberías, el compresor, condensador, evaporador, secador de filtro, las conexiones de servicio y la válvula de expansión.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña