Electromecánica | Qué elementos deben supervisarse para hacer una correcta revisión anual

ZF Aftermarket subraya la importancia de comprobar el sistema de frenos, la dirección y la suspensión.

Se debe comprobar si los discos de freno presentan oxidación o desgaste excesivo Se debe comprobar si los discos de freno presentan oxidación o desgaste excesivo
Se debe comprobar si los discos de freno presentan oxidación o desgaste excesivo

La distancia de frenado de un vehículo puede ser hasta diez veces mayor de lo normal cuando se circula por carreteras resbaladizas, según señalan los expertos. Por este motivo, ZF Aftermarket subraya la importancia de llevar a cabo una revisión anual en el coche con el fin de garantizar la seguridad en carretera.

Así, sistemas de freno, dirección y suspensión de un vehículo figuran como algunos de los elementos más relevantes para ofrecer dicha seguridad a los usuarios y que estos sistemas funcionen sin ningún tipo de fallo.

En el caso de los frenos, es de vital importancia que trabajen con eficacia y suavidad en todo el eje. Si una de las ruedas delanteras o traseras se bloquea, el vehículo puede derrapar y girar sin control. Además, se debe comprobar el líquido, las pinzas y los discos de freno.

Para verificar las pinzas de freno, después de limpiarlas con un detergente líquido, se debe comprobar si presentan signos de corrosión o agarrotamiento de los pistones, lo cual podría provocar un recalentamiento de las pastillas y, por tanto, una pérdida de eficiencia progresiva de los frenos.

Por lo que se refiere al líquido de freno, hay que observar si ha acumulado humedad o suciedad, o si su nivel es muy bajo. ZF Aftermarket recomienda utilizar para ello un comprobador de alto rendimiento que determine el punto de ebullición real del líquido, en vez del contenido de agua del mismo. Además, la firma señala que este líquido se debe cambiar cada dos años, como máximo.

Asimismo, se tiene que comprobar si los discos de freno presentan indicios de oxidación o desgaste excesivo. Y si se aprecian chasquidos o ruidos metálicos durante la frenada, deberán cambiarse las pastillas. Además, hay que asegurarse de que el grosor de estas es superior al mínimo exigido.

Por otro lado, en ocasiones no se presta la atención necesaria a los cables del freno de mano. En el caso de que su revestimiento exterior esté dañado, puede entrar agua y si la temperatura desciende por debajo de los cero grados, esta se puede congelar y limitar el movimiento del cable del freno de mano, pudiendo dejar de funcionar.

ZF Aftermarket tampoco olvida los amortiguadores, ya que en caso de no funcionar bien, se alarga la distancia de frenado, el vehículo pierde estabilidad en las curvas y se reduce la eficiencia de los sistemas electrónicos de seguridad, como el programa electrónico de estabilidad o el sistema antibloqueo de frenos.

Si es necesario cambiar los amortiguadores, deben sustituirse juntos los dos de un mismo eje, apunta la marca, revisando, además, todos los demás componentes del sistema: soportes del puntal de suspensión, topes de compresión o tubos de protección.

Finalmente, la enseña indica que el uso de piezas de equipos originales es recomendable a la hora de garantizar la seguridad de un vehículo, destacando los frenos TRW, los amortiguadores Sachs y los componentes Lemförder para el chasis y la dirección.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña