Electromecánica | Cómo son las correas de distribución fabricadas con PTFE

Los expertos técnicos de Gates aclaran algunas consultas habituales realizadas por mecánicos sobre las correas de politetrafluorotileno.

Cómo son las correas de distribución fabricadas con PTFE Cómo son las correas de distribución fabricadas con PTFE
Cómo son las correas de distribución fabricadas con PTFE

En casi todos los talleres técnicos que organiza Gates surgen debates acerca de la fabricación de las correas de distribución en general y, en concreto, se pregunta por qué tantas de ellas contienen politetrafluorotileno o PTFE, como se conoce más comúnmente.

Por este motivo, la marca ha elaborado un artículo en el que intenta dar respuesta a algunas de las preguntas más frecuentes sobre estas correas. Gates señala que el PTFE es un material sintético que, por las características de sus revestimientos, hacen que sea adecuado para fabricar estos componentes para los motores de los vehículos.

En primer lugar, el fabricante señala que este material presenta una elevada resistencia al agua, el calor y la corrosión causada por los productos químicos, de modo que resulta especialmente útil. El PTFE también posee unas propiedades de rozamiento muy bajas, que suelen expresarse como un bajo 'coeficiente de fricción'. "Como consecuencia, los fabricantes de vehículos suelen estipular que se use PTFE en las correas de distribución diseñadas como accesorios de equipo original (p. ej., en los motores TDI de VAG)", apuntan desde Gates.

En el mercado de recambios son cada vez más habituales las renovaciones del sistema de transmisión que afectan a correas fabricadas de PTFE. ¿Son mejores que las otras? Según Gates, presentan ventajas en cuanto a rendimiento. Con cargas cada vez mayores y unas temperaturas medias de funcionamiento del motor que superan los 120 °C, aumenta la necesidad de usar correas de distribución de mayor durabilidad, "y el PTFE desempeña un papel importante en el rendimiento de los sistemas de transmisión modernos", argumenta la marca.

De este modo, Gates defiende que añadir un revestimiento de PTFE a la cubierta de tejido del lado dentado de la correa, o en su cara posterior, reduce la fricción y la abrasión, con lo que mejora la resistencia al desgaste. Otra ventaja notable, según el fabricante, es que la transmisión emite menos ruido y, además, reducen la pérdida de peso/abrasión.

En cuanto a su identificación, el fabricante argumenta que "efectuando una inspección visual no resulta fácil determinar que el recubrimiento de una correa contenga politetrafluorotileno".

Otro aspecto destacado por Gates en su artículo es la cantidad de PTFE que se encuentra en las correas del aftermarket, que puede variar mucho entre una marca y otra. "Quizás algunas solo tengan una capa relativamente fina de PTFE sobre la superficie de la correa. En dichos casos, con un periodo prolongado de carga elevada, además de tensiones dinámicas extremas de la correa o altas temperaturas, es probable que esas finas capas se desgasten rápidamente, dejando expuesto el tejido de la base", explican.

Por otro lado, la marca también asegura que estas correas con cubierta de PTFE pueden suministrarse en una gama de diferentes colores, aunque lo más habitual es que sean blancas o negras. "El color de la correa no afecta en absoluto a su rendimiento o funcionamiento", concluyen desde Gates.

Gates fabrica correas de distribución PowerGrip con cubierta de politetrafluorotileno desde principios de los 2000. Constructores como Alfa Romeo, Avtovaz, Citroën, Fiat, Ford, Hyundai, Kia, Peugeot, Renault, Seat, Skoda, Volvo y Volkswagen son algunos de los fabricantes de vehículos que las utilizan como equipo original en sus vehículos y también se emplean en el mercado de recambios.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña