Electromecánica | El cambio del líquido de frenos, cada dos años

Mannol ha editado un póster informativo para recordar a los talleres la importancia prescribirlo a los conductores.

Poster de la iniciativa de Mannol. Poster de la iniciativa de Mannol.
Poster de la iniciativa de Mannol.

Mannol ha editado un póster informativo para recordar a los talleres la importancia de difundir entre los conductores la necesidad de realizar cada dos años el cambio del líquido de frenos.

El fabricante alemán pretende con esta iniciativa dar a los talleres las claves para asegurar un "óptimo mantenimiento del sistema de frenos en el automóvil", que requiere la sustitución de este elemento, de forma periódica.

El líquido de frenos, igual que las pastillas o los discos, recuerdan desde Mannol, "ejerce un papel fundamental en la seguridad del vehículo que todo profesional y usuario deben tener presente. Su misión es la de transmitir correctamente, a través del circuito hidráulico, la fuerza ejercida sobre el pedal de freno a los pistones de las pinzas, que se encargan de enfrentar con fuerza los componentes de fricción del sistema".

Pese a tratarse de un circuito estanco, con el paso del tiempo y debido a los severos cambios de temperatura a los que se ve sometido, el sistema de frenado, señala el fabricante, "acaba absorbiendo humedad, que interfiere en el tacto y la fuerza de la frenada y produce oxidación y corrosión, además de afectar negativamente en la sensación de seguridad del conductor, que necesita más metros para detener su vehículo".

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña