Electromecánica | Cuáles son las aplicaciones de un limpiador de frenos

Loctite recuerda que es importante que se tengan en cuenta una serie de precauciones a la hora de aplicar este producto.

Loctite señala que son necesarias algunas precauciones a la hora de aplicarlo. Loctite señala que son necesarias algunas precauciones a la hora de aplicarlo.
Loctite señala que son necesarias algunas precauciones a la hora de aplicarlo.

El limpiador de frenos es un elemento muy habitual en los centros de mecánica y pese a utilizarse inicialmente para eliminar restos de grasa y otros residuos al montar o ajustar los frenos, en la actualidad se emplea para otras aplicaciones, tal y como detalla Loctite en un artículo que publica en su blog.

Este desengrasante con una base de disolvente también se usa para limpiar otros partes mecánicas del coche, ya que es fácil de aplicar, no es corrosivo y se evapora muy rápido, permitiendo ganar tiempo en la reparación y la limpieza.

Por ello, se suele emplear para quitar la grasa en elementos de frenado (pastillas o zapatas), eliminando los chirridos en las frenadas, y en los embragues, apuntan los profesionales de Loctite.

Por otro lado, la enseña indica que es importante que se tengan en cuenta una serie de precauciones a la hora de aplicarlo, como ocurre cada vez que se utilizan productos inflamables o contaminantes en los establecimientos de mecánica.

Así, es necesario que permanezcan lejos de cualquier fuente de calor y que se manipulen y reciclen siguiendo los procesos regulados para estos casos con el fin de no causar un impacto medioambiental negativo.

Según la normativa, los limpiadores de frenos contienen compuestos orgánicos volátiles (VOC), con ello, de acuerdo con la cantidad de este producto que contengan, serán más o menos contaminantes. El artículo recuerda que en lo que se refiere al almacenamiento de los envases vacíos, es necesario contratar una empresa autorizada.

Por último, el post explica que este producto se puede encontrar en diferentes formatos: a granel o pulverizable, en aerosol y de evaporación rápida o lenta, dependiente de las necesidades que tengan los técnicos en sus talleres.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña