Electromecánica | Liqui Moly presenta su nuevo aditivo para turbocompresores

La firma señala que es adecuado para el primer llenado de estos dispositivos y protegerlos contra un funcionamiento en seco.

El nuevo aditivo está desarrollado para utilizarse con todos los turbocompresores del mercado El nuevo aditivo está desarrollado para utilizarse con todos los turbocompresores del mercado
El nuevo aditivo está desarrollado para utilizarse con todos los turbocompresores del mercado

La firma Liqui Moly acaba de presentar su nuevo aditivo para turbocompresores que soluciona el problema de la lubricación inicial después de la sustitución de un turbo en los talleres, explican desde la compañía, que añade que el aditivo se aplica a todas las marcas de turbo, ya sean nuevos, reconstruidos o usados.

Cuando el motor de un vehículo se enciende después de instalar el mencionado dispositivo, suele haber un retraso en la llegada del aceite a los rodamientos. Una falta de lubricación adecuada de solo 30 segundos, apunta la enseña, puede ser suficiente para un desgaste prematuro o, incluso, para que el turbo salga.

Por ello, el especialista alemán en aceites para motores y aditivos explica que este producto responde “de forma sencilla, rápida, eficaz y sin errores” a este tipo de situaciones.

Cada tubo de 20 g es sirve para una operación de sustitución de un turbo. Además, recuerda la firma, es adecuado para el primer llenado de nuevos turbocompresores para, después del cambio, protegerlos contra un funcionamiento en seco y daños por falta de aceite en la fase de rodamiento.

Asimismo, proporciona una película de protección que se aferra a todas las partes móviles, evitando su desgaste hasta que el suministro normal de aceite llegue al turbo y cumpla su función normal.

Además, el nuevo aditivo, desarrollado para utilizarse con todos los turbocompresores del mercado, se puede mezclar con todos los aceites de motor a la venta en el mercado.

La enseña recuerda que antes de la conexión del conducto de alimentación de aceite, la perforación de entrada de aceite del turbocompresor se llena completamente con este aditivo y se evitan los riesgos de la primera utilización y la falta de lubricación.

Por otro lado, advierte que muchos de los turbos gripan por falta de lubricación debido a la obstrucción de los canales internos, que no siempre se sustituyen en el montaje de un turbo. En tal caso, es fundamental hacer primero una limpieza de motor y de estos canales con el producto Motor Clean de Liqui Moly.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña