Electromecánica | Klarius compra Quinton Hazell

El staff directivo de Klarius posa con los productos de su nueva adquisición. El staff directivo de Klarius posa con los productos de su nueva adquisición.
El staff directivo de Klarius posa con los productos de su nueva adquisición.

Llevaba puesto el cartel de se vende durante bastante tiempo. Y por fin ha encontrado comprador. El grupo británico Klarius ha adquirido los activos del fabricante Quinton Hazell a la compañía estadounidense Affinia, su anterior propietario. La operación, cuyo importe no se ha desvelado, supone para Klarius un considerable salto en su volumen de ventas, que superará los 400 millones de euros anuales.

La cartera conjunta de productos alcanzará con esta adquisición las 100.00 piezas, con una cobertura prácticamente total del parque automovilístico europeo. La oferta combina referencias de un gran número de familias: piezas eléctricas de motor y sistemas de refrigeración, bombas, filtros, correas de transmisión, embragues, cojinetes, suspensiones y sistemas de freno, así como sistemas completos de emisiones (catalizadores, tubos de escape, silenciadores, sondas lambda).

En este último grupo se encuadra la especialidad de Klarius como fabricante, reforzado ahora con una oferta complementaria de productos (la que aporta Quinton Hazell), y por la extensa estructura de distribución de QH a nivel europeo, especialmente potente en Inglaterra (sede de sus oficinas centrales) Francia, Alemania, Italia España.

El presidente de Klarius, Tony Wilson resume las ventajas de la operación: Tenemos la oportunidad de hacer crecer el negocio en dos sentidos: desarrollando nuevos canales para nuestra oferta ampliada de productos a nivel mundial y explotando al máximo los canales ya existentes, al ofrecer a los clientes una mayor variedad de productos de calidad por parte de un solo proveedor (ver vídeo de sus declaraciones, en inglés, junto a más detalles de la operación, en la página web creada para comunicar la noticia).

Falta por conocer la estrategia de integración, dada las evidentes diferencias entre ambas compañías, no sólo en estructura y tipo de producto, sino en ventas (QH supone el 70% de la facturación de la nueva compañía, según fuentes consultadas por Infocap) y en la política comercial. En España, la gama Klarius se distribuye desde su almacén de Coslada (Madrid), a través de una red de representantes, mientras que la filial hispana de Quinton Hazell posee una fuerza de ventas propia para atender el sector posventa, liderada por Enrique Palacio y Carlos de Aizpuru, y una planta de producción de amortiguadores en Llodio (Álava). En este complejo se ubica asimismo toda su plataforma logística, con el resto de productos QH.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña