Electromecánica | EuroTaller recuerda a los conductores la importancia de la correa de distribución

La red señala que no realizar un mantenimiento preventivo sobre ella puede tener consecuencias "desastrosas".

La importancia de la correa de distribución, según EuroTaller La importancia de la correa de distribución, según EuroTaller
La importancia de la correa de distribución, según EuroTaller

La correa de distribución es un componente mecánico bastante sencillo aunque su función es fundamental para la vida del motor. Su papel como "director de orquesta" que coordina el funcionamiento de pistones, válvulas, árbol de levas, piñones… es imprescindible para que la "banda sonora" del motor suene bien.

Por este motivo, EuroTaller ha dedicado recientemente un artículo en su web en el que ofrece a los conductores una serie de claves para mantenerla adecuadamente.

En primer lugar, y aunque parezca obvio, la red advierte de que hay muchos conductores que desconocen que su coche monta este elemento por ello considera fundamental que el usuario esté informado de si su coche la lleva o no.

Una vez salvado este detalle, EuroTaller recomienda revisar el libro de mantenimiento del coche ya que, según marca y modelo, su cambio puede variar entre los 80.000 y los 150.000 km.

Además, la enseña advierte de que incluso sin haber alcanzado este kilometraje puede ser necesaria su sustitución ya que "se suele recomendar cambiar la correa a los 5 años, si no se hace antes en base al kilometraje". Este componente está realizado a base de material de caucho y, "al igual que sucede con las ruedas, pasado un tiempo se degrada y su integridad se ve comprometida", recuerda la enseña.

El tercer detalle, apunta la red promovida por GAUib "es que es muy conveniente hacer revisar una vez al año la correa en el taller. De esta forma, un mecánico podría advertir síntomas de que quizás sea necesario cambiar la correa".

En este sentido, EuroTaller advierte de las consecuencias de no realizar esta operación de mantenimiento preventivo que "pueden ser desastrosas", tanto para el coche como para el bolsillo del usuario. "La correa podría acabar por romperse y si esto sucede el motor sufrirá daños irreversibles; se pueden romper las válvulas, los pistones, el árbol de levas puede quedar dañado", concluye.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña