Electromecánica | EE.UU. ya regula cómo deben ser los coches autónomos

La inclusión de cajas negras o métodos de ciberseguridad destacan entre los puntos de la nueva normativa.

La regulación advierte de la necesidad de un adiestramiento adecuado para los usuarios. La regulación advierte de la necesidad de un adiestramiento adecuado para los usuarios.
La regulación advierte de la necesidad de un adiestramiento adecuado para los usuarios.

Los coches autónomos han pasado en los últimos años de ser ciencia ficción a convertirse en una realidad. Por este motivo, los gobiernos de todos los países empiezan a tomar conciencia de esta nueva situación que deben comenzar a regular.

Tomando la primera posición en este tema, el Departamento de Transportes de EE.UU. ha decidido esta semana acabar con la cierta libertad de la que gozaban los fabricantes de vehículos autónomos hasta el momento.

Así, en el país norteamericano cada compañía deberá entregar a las autoridades un informe en el que se acredite que su coche cumple con los puntos de seguridad requeridos por la nueva normativa.

Algunos de estos aspectos hacen referencia al hecho de que los vehículos tendrán que contar con un sistema de grabación de datos de conducción que se puedan compartir, es decir, algo así como la caja negra de los aviones. Pese a ello, dicha información debe respetar los acuerdos de privacidad que cada compañía haya acordado con los consumidores.

El documento oficial afirma que son conscientes de que estos requisitos pueden suponer un problema empresarial. Así, en el caso de que un fabricante desarrolle una cualidad que no quiere que sepa la competencia, deberá tener el derecho de exclusividad, al menos durante un tiempo.

En cuanto a la ciberseguridad, el texto indica que los fabricantes deben ocuparse de que no haya ninguna posibilidad de que uno de estos coches sea hackeado y que esto afecte tanto al funcionamiento del coche como a la seguridad de los pasajeros.

Por otro lado, la nueva regulación estima que la interfaz del vehículo debe informar al ocupante de que los sistemas funcionen correctamente, si está en modo autónomo o no, si hay algún fallo en el sistema o que avise cuando sea necesario que el conductor tome el control del vehículo. Además, deberá informar de su rendimiento y sus intenciones en carretera.

El informe avisa a los fabricantes que deben tener en cuenta la posibilidad de que otros vehículos se estrellen contra estos vehículos, por lo que es necesario que los asientos pasen los pertinentes controles de seguridad.

Además, se recuerda la necesidad de un adecuado entrenamiento para que los usuarios puedan conducir estos coches de una forma responsable.

Teniendo presente todos estos puntos, las autoridades subrayan que en los próximos 60 días aceptarán comentarios sobre la nueva normativa, que podrían incluirse antes de su aplicación. No obstante, indican que las normas se revisarán cada año.

Por su lado, Barack Obama esta semana ha declarado en medios estadounidenses que "los vehículos autónomos tienen el potencial de salvar decenas de vidas cada año”. Pero al mismo tiempo señaló la necesidad de que todo ello sea regulado para que conductores, peatones y vehículos convivan en armonía.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña