Electromecánica | Para Bosch, los vehículos pueden reducir las emisiones más aún

Propulsión híbrido hidráulica de Bosch Propulsión híbrido hidráulica de Bosch
Propulsión híbrido hidráulica de Bosch

El proveedor de tecnología y servicios Bosch está convencido de que el límite de emisiones marcado por la Unión Europea de 95 gramos de CO2 por kilómetro es técnicamente viable. Así lo ha puesto de manifiesto Volkmar Denner, presidente de la Alta Gerencia y responsable del área Investigación y Desarrollo de Robert Bosch GmbH, durante el Simposio del Motor 2013 celebrado recientemente en Viena.

Bosch trabaja en todos los segmentos de vehículos buscando soluciones técnicas para seguir reduciendo las emisiones de CO2. En la actualidad, los coches utilitarios con tecnología de última generación cumplen los requisitos europeos. Los diésel más avanzados emiten solamente 81 gramos de CO2 por kilómetro. El motor de gasolina más avanzado emite 99 gramos por kilómetro. Los objetivos de emisiones para 2020 casi se han alcanzado o, incluso, son una realidad en el segmento de los coches utilitarios. La optimización del motor puede reducir aún más los valores de emisión de las flotas.

Bosch trabaja también en el segmento medio para conseguir motores más limpios y eficientes que sigan siendo relativamente económicos, pero se requieren nuevos componentes. Un buen ejemplo serían los sistemas que sean capaces de recuperar eficazmente la energía de la frenada y que permitan una electrificación más sencilla de la propulsión. Los modernos motores diésel emiten actualmente 105 gramos de CO2 por kilómetro y los de gasolina 115 gramos de CO2 por kilómetro.

Para muchos fabricantes de automóviles, los sistemas híbridos plug-in en los coches utilitarios y en el segmento medio ofrece muchas ventajas, ya que cuánto menos consuman los vehículos del segmento compacto, de gran volumen, más fácil será adaptar las emisiones de los SUV.

En el segmento superior ya no es suficiente optimizar el motor de combustión para conseguir los valores de emisiones de CO2 exigidos, sino que se tiene que reducir también el coeficiente aerodinámico y el peso de estos vehículos. Bosch, está desarrollando, de forma paralela, sistemas híbridos plug-in eficientes que permiten recorrer una distancia de 60 kilómetros solo con el motor eléctrico. Con estos sistemas se pueden lograr también unas emisiones de CO2 más bajas en los SUV. Pero para este segmento se producirán, como consecuencia, costes adicionales.

Por otro lado, el híbrido plug-in ofrece nuevas funciones que siguen revalorizando el segmento premium. Un automóvil con esta propulsión no produce casi ruido cuando funciona en servicio eléctrico, pero tiene el alcance de un motor de combustión. El par de giro del accionamiento eléctrico adicional ofrece más placer de conducir por el efecto del impulso.

Bosch también observa, junto a la electrificación de la propulsión, posibilidades para la económica propulsión de gas natural en todos los segmentos de vehículos. “Los sistemas a gas natural ofrecen un alto potencial de reducción de emisiones de CO2 con unos costes adicionales muy bajos. Los componentes de Bosch son líderes tecnológicos en este campo”, comentó Denner. “Sin embargo, es imprescindible que, para que los coches a gas natural sigan progresando en el mercado, se amplíe considerablemente la red de infraestructura necesaria”.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña