Concesionarios | La reparación de los motores del dieselgate aumenta las emisiones

Así lo denuncia la OCU tras los test realizados que muestran un incremento del 13,2 % en las emisiones de NOx.

La reparación de los motores del dieselgate aumenta las emisiones La reparación de los motores del dieselgate aumenta las emisiones
La reparación de los motores del dieselgate aumenta las emisiones

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) acaba de hacer públicos los resultados de los test que, en colaboración con otras tres organizaciones de consumidores europeas (Altroconsumo, Test-Achats y Deco Proteste), ha llevado a cabo en uno de los modelos afectados por el escándalo de las emisiones.

En concreto, las pruebas las han realizado en un laboratorio italiano independiente a un Audi Q5 TDI 150 CV antes de ser llamado a revisión por parte del fabricante y justo después de ser retirado el software engañoso. El objetivo de esta prueba era el de analizar el impacto de la intervención por parte del fabricante en los motores afectados y comprobar si una vez retirado el software engañoso el vehículo mantenía los mismos parámetros que permitieron su homologación.

Los resultados han determinado que, una vez eliminado el software en el taller oficial, "el vehículo analizado emite un 13,2 % más de NOx en comparación con lo que emitía antes de ser llamado a reparar, lo que sitúa el nivel de emisiones un 25,3 % por encima de los 180 mg/km que se establecen como límite en el ciclo de homologación NEDC", explica la entidad.

Este hecho implica que el certificado que el fabricante entrega al propietario, una vez el coche ha pasado por el taller, "no tiene valor alguno, pues en el mismo se establece que todos los valores medidos en el momento de la homologación permanecen iguales”, algo que los test llevados a cabo por la OCU desmienten.

Según informa la organización, los test (realizados entre mayo y junio) se han efectuado en las mismas condiciones que marca el ciclo NEDC, ciclo de homologación europeo actualmente en vigor y que es el que utilizan las autoridades para permitir la puesta en el mercado de cada modelo una vez comprobado que los mismos se mantienen dentro de los límites legales en cuanto a emisiones o consumo.

En cuanto a los datos de consumo, las cifras aportadas por las pruebas realizadas en Italia revelan que no existen diferencias significativas una vez eliminado el software engañoso. Sin embargo, lo que sí se demuestra en las pruebas es que, tanto antes como después de pasar por el taller oficial, "el consumo de combustible es hasta un 40 % superior a lo que declara el fabricante".

Por otra parte, la OCU ha pedido, tanto a las autoridades de homologación como al Ministerio de Industria, Energía y Turismo, "que se revise de manera exhaustiva la solución técnica aportada por el Grupo Volkswagen Audi para reparar los coches afectados por el escándalo, teniendo en cuenta la superación del límite legalmente establecido en cuanto a emisiones de NOx". Asimismo, recomienda a los afectados que hasta que las autoridades no aporten una solución adecuada no lleven el coche al taller.

De igual manera, desde la OCU se recuerda la urgente necesidad de implantar sistemas de homologación que midan todos estos parámetros de forma realista, algo que solo puede producirse si los test de control de emisiones de los automóviles se hacen en condiciones reales de conducción y no en laboratorio, como ocurre con el ciclo NEDC actualmente vigente.

Finalmente, la Organización de Consumidores y Usuarios recuerda que está a punto de ultimar los detalles de la demanda colectiva contra el Grupo Volkswagen-Audi, una demanda a la que los afectados aún pueden sumarse hasta el próximo 31 de julio.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña