Concesionarios | Casi 6 millones de Toyotas, de revisión de nuevo por los airbags Takata

La llamada afecta a unos 20 modelos, la mayor parte de ellos (casi 1,5 millones) en Europa.

Hasta el momento, al menos 16 personas han fallecido a causa de estos airbags. Hasta el momento, al menos 16 personas han fallecido a causa de estos airbags.
Hasta el momento, al menos 16 personas han fallecido a causa de estos airbags.

La firma Toyota acaba de llamar a revisión a unos 5,8 millones de vehículos en todo el mundo debido a un problema detectado en el inflador de los airbags de Takata, empresa que ha tenido que llamar en sendas ocasiones a los usuarios para revisar defectos de distinta índole.

En concreto, el problema afecta al gas propulsor (nitrato de amonio) ubicado en el inflador de este dispositivo, que, en caso de altas temperaturas o humedad, se podría degradar.

De este modo, los airbags delanteros podrían abrirse con más fuerza de lo recomendado y proyectar a los pasajeros fragmentos de metal de la caja que los contiene, causando “heridas o la muerte”, subraya la empresa.

En esta ocasión, el fabricante de vehículos japonés tendrá que revisar 21 modelos entre los se encuentran el Corolla, Auris, Yaris o Etios, fabricados entre los años 2000 y 2014, según apunta la compañía.

La mayor parte de los automóviles afectados se encuentran en Europa (1,47 millones de unidades), aunque en Japón y China se vendieron 1,16 millones y 820.000 unidades, respectivamente. En el caso de Oceanía, Latinoamérica o Asia se vendieron casi la mitad de los vehículos con este defecto (2,35 millones).

Toyota afirma que contactará con los afectados a principios de noviembre y los concesionarios de la enseña se encargarán de sustituir los componentes necesarios.

Por otro lado, aunque en Estados Unidos Toyota ya llevó a cabo las revisiones y reparaciones correspondientes, estos días se conocía la muerte de otra persona por este problema con los airbags tras un accidente de tránsito en California.

Según informó Honda a Automotive News, la mujer de 50 años falleció al detonar el airbag. El motivo fue la construcción defectuosa de la bolsa de aire, que produjo unas heridas en la víctima que acabaron con su vida.

El coche era un Honda Civic del año 2001, modelo que se encontraba entre los advertidos de que su sistema de airbag era defectuoso. La compañía asegura que envió por correo a los dueños del vehículo más de 20 notificaciones desde 2008 para llevar el automóvil a revisión, pero nunca fue reparado.

Hasta el momento, al menos 16 personas han fallecido a causa de estos airbags de Takata y otras100 que han sufrido lesiones. Por su lado, la enseña japonesa asegura haber sustituido más de 20 millones de airbags instalados en vehículos de 14 fabricantes distintos.

The Wall Street Journal apuntaba estos días que asesores de Takata barajan la posibilidad de suspender pagos como una de las opciones para negociar con los fabricantes los costes de las llamadas a revisión ya que, de momento, son estos los que las están sufragando.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña