Concesionarios | La mayoría de fabricantes europeos, lejos de los objetivos de emisiones de la UE

Se enfrentan a importantes multas y solicitan más margen de tiempo para cumplir con las nuevas exigencias medioambientales y los test de emisiones.

Peugeot-Citroën, Toyota, Renault-Nissan y Volvo cumplirán las exigencias de la UE. Peugeot-Citroën, Toyota, Renault-Nissan y Volvo cumplirán las exigencias de la UE.
Peugeot-Citroën, Toyota, Renault-Nissan y Volvo cumplirán las exigencias de la UE.

Los fabricantes de automóviles se encuentran ante la presión marcada por las instituciones de la Unión Europea que requieren el inmediato cumplimiento de las nuevas normas medioambientales y los nuevos test para controlar las emisiones contaminantes de los vehículos.

Por ello, Acea (Asociación de Constructores Europeos de Automóviles) ha hecho llegar al vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, una misiva en la que solicita más tiempo para poder cumplir con estas exigencias.

Las compañías hacen alusión, según publica El Mundo, a las pruebas en tráfico real (RDE, Real Driving Emissions) y a las que se realizan en laboratorio y que se implementarán en dos fases. La primera en septiembre de 2017 y, la segunda, en 2020.

Pese al trabajo llevado a cabo hasta ahora por las firmas, estas indican que tienen por delante poco tiempo para adaptar su producción a unos cambios más profundos que los contemplados en la primera fase.

"El problema que afrontamos es muy sencillo: hay una gran incertidumbre y tendremos muy poco tiempo para introducir las modificaciones necesarias en el diseño de los vehículos, motores, sistemas de escape y líneas de montaje", apunta Erik Jonnaert, secretario general de la asociación.

Las pruebas RDE, que se aprobaron en julio de 2014 y que aceleraron su implementación a raíz del escándalo del dieselgate, han puesto de relieve las diferencias entre los valores de consumo y emisiones homologados y los que se dan en el tráfico real.

La nueva normativa, que entrará en vigor a partir del año 2021, es mucho más estricta, según los fabricantes, y asigna a cada marca un objetivo de emisiones en función del peso medio de sus vehículos.

De momento, las compañías cuentan, apunta Autonoción, con cinco recursos para adaptarse a la norma: optimizar el rendimiento de los motores; reducir el peso del conjunto; desarrollar más vehículos híbridos y eléctricos; hacer más atractivos los vehículos eléctricos, e instalar motores más pequeños en modelos más pequeños.

Sin embargo, según un estudio llevado a cabo por PA Consulting, la mayoría de fabricantes europeos no conseguirá cumplir dicha normativa a no ser que lleven a cabo un cambio radical en sus productos.

Por ahora, solo cuatro de los doce fabricantes principales conseguirían cumplir los puntos exigidos (Peugeot-Citroën, Toyota, Renault-Nissan y Volvo), mientras que Ford, Daimler y Jaguar-Land Rover pese a ir por buen camino les queda un tramo que recorrer, según el informe.

En cuanto a Volkswagen, BMW, Hyundai-Kia, Fiat-Chrysler y General Motors, son los que están más lejos de alcanzar las directrices planteadas.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña