Concesionarios | Volkswagen reconoce que Audi manipuló las emisiones con el cambio automático

Hasta ahora más de 100.000 clientes ya han demandado al grupo alemán.

Los A6, A8, Q5 y Q7 fabricados entre febrero de 2013 y mayo de 2016 tendrían este software. Los A6, A8, Q5 y Q7 fabricados entre febrero de 2013 y mayo de 2016 tendrían este software.
Los A6, A8, Q5 y Q7 fabricados entre febrero de 2013 y mayo de 2016 tendrían este software.

Tras conocerse hace unos días que Audi podía haber trucado los valores de las emisiones contaminantes en vehículos con transmisión automática AL 551, Volkswagen ha reconocido que los modelos de su filial con motores diésel y gasolina V6 3.0 estarían afectados. De momento, más de 100.000 clientes ya han demandado al grupo por estos hechos.

"Los programas de cambio adaptativo pueden conducir a resultados incorrectos e irreproducibles" cuando se somete a un coche a las pruebas de emisiones, según la firma alemana. "Estos sistemas de adaptación ayudan al conductor a ajustar los puntos de cambio de marcha para adaptarse mejor a cada situación de conducción", añade.

La enseña indica que Audi está colaborando con la KBA (Autoridad Federal del Transporte Motorizado de Alemania) mostrando los antecedentes técnicos de los programas de cambio adaptativo y la información técnica disponible.

Por su lado, el Consejo de Recursos del Aire de California (Carb) los modelos A6, A8, Q5 y Q7 fabricados entre febrero de 2013 y mayo de 2016 están equipados con este software, que diferencia si el coche se encuentra en el banco de pruebas o en conducción real, activando o no el programa que reduce las revoluciones y, por tanto, las emisiones contaminantes.

A este respecto, algunas informaciones publicadas estos días en la página de Bloomberg señalaban que no se descarta que la manipulación haya podido comenzar antes de la mencionada fecha.

En septiembre de 2015, se destapó el escándalo del dieselgate de Volkswagen por el que se desveló un dispositivo que detectaba si el vehículo estaba en fase de pruebas para reducir las revoluciones del mismo y emitir menos CO2 o si circulaba con normalidad.

Recientemente, el grupo alemán había acordado con las autoridades norteamericanas pagar casi 14.000 millones de euros por la manipulación de los motores de dos litros y otros 2.500 millones para pagar a concesionarios, Estados y abogados de los dueños de los automóviles afectados.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña