Concesionarios | Alemania niega responsabilidades en el ‘dieselgate’

Afirma que las normas europeas sobre homologación de vehículos y uso de dispositivos no son suficientemente claras.

Dobrindt negó que antes de 2015 se tuviera conocimiento de esta manipulación. Dobrindt negó que antes de 2015 se tuviera conocimiento de esta manipulación.
Dobrindt negó que antes de 2015 se tuviera conocimiento de esta manipulación.

Esta semana el ministro de Transportes e Infraestructura Digital de Alemania, Alexander Dobrindt, compareció ante la comisión europarlamentaria de investigación del Parlamento Europeo sobre el dieselgate, donde negó cualquier responsabilidad del gobierno alemán actual ante el escándalo de manipulación de emisiones de Volkswagen.

Asimismo, Dobrindt aseguró que "tras el anuncio de las acusaciones de las autoridades de Estados Unidos contra Volkswagen actuamos inmediatamente y, hasta la fecha, somos el único país de la Unión Europea que ha tomado acciones completas para llegar al fondo de la cuestión”.

El ministro de Transportes añadió que, tras conocerse la noticia, convocó una reunión de expertos para investigar las acusaciones y, en octubre, reclamó al fabricante alemán un calendario detallado con las medidas que iba a tomar para deshacerse de los dispositivos.

Además, explicó que el ejecutivo alemán “forzó” a Volkswagen a retirar y acondicionar los vehículos afectados (en total, 2,4 millones de vehículos retirados hasta enero de este año en Alemania, según Dobrindt).

Según el ministro, la comisión de investigación alemana se ha reunido 63 veces y ha elaborado un “amplio” informe público que contiene las conclusiones extraídas al medir la emisión de los vehículos en situaciones de conducción real.

Por otro lado, Dobrindt negó que antes de 2015 se tuviera conocimiento de la existencia de dispositivos de manipulación y añadió que este caso afecta al conjunto de la UE y no solo a Alemania.

También recalcó que las normas europeas sobre homologación de vehículos y uso de dispositivos no son “suficientemente claras” y advirtió que será necesario modificarlas para eliminar manipulaciones similares a las del caso Volkswagen en el futuro.

Además, defendió la creación de una autoridad que resuelva los casos en que las autoridades nacionales difieren en sus análisis para la verificación de vehículos, aunque afirmó que esta competencia no debería radicar en la UE, sino más bien en los estados miembros.

Por último, señaló sobre el marco legal en este ámbito que “Alemania tiene unas normas más estrictas que otros países”.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña