Concesionarios | Acusan de reparar un siniestro total y venderlo como kilómetro cero

Responsables de un concesionario de Poio (Pontevedra) niegan una estafa en la venta de un vehículo.

Acusan de reparar un siniestro total y venderlo como kilómetro cero Acusan de reparar un siniestro total y venderlo como kilómetro cero
Acusan de reparar un siniestro total y venderlo como kilómetro cero

Tres empresarios de Poio (Pontevedra) han sido acusados de un delito de estafa por una pareja que asegura que les compró un coche que les vendieron como kilómetro cero y que realmente era un vehículo que habrían reparado tras sufrir un accidente en el que fue declarado siniestro total, según publica El Faro de Vigo.

Los acusados son el gerente de Mara Poio, su padre, dueño de Talleres Auto Mara, y una tercera persona de la misma familia que figura al frente de otra empresa dedicada a la compraventa de vehículos que se llama Ponte Roda.

Este último ha reconocido que vendió el coche, un Kía Carens, al denunciante pero que nunca le dijo que fuera un kilómetro cero dado que la empresa Ponte Roda no puede vender ese tipo de vehículos al no ser concesionario de ninguna marca. Los tres acusados han insistido en el juicio, celebrado en la Audiencia de Pontevedra, que las tres empresas "no tienen nada que ver entre ellas".

Por este motivo, según cuenta el medio de comunicación, el gerente de Mara Poio negó que hubiera vendido este vehículo a los denunciantes "y mucho menos que lo hubiese hecho asegurando que era un kilómetro cero".

Sin embargo, los denunciantes rechazan esta versión y aseguran que ellos gestionaron la venta con Mara Poio y, concretamente con el gerente del concesionario de quien afirman, según El Faro de Vigo, que les dijo que "era un kilómetro cero".

Su sorpresa vino cuando la pintura del coche comenzó a saltar y, ante las largas que les daban en el concesionario, decidieron acudir a otro taller oficial de la marca.

Allí les dijeron que el coche había perdido la garantía dado que había sido repintado y, además, era de otro color. Tras denunciar ante Consumo y luego ante el juzgado, también se enteraron de que el coche había tenido un accidente anterior y se le había declarado siniestro total.

El fiscal pedía inicialmente dos años de prisión para cada uno de los acusados.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña