Chapa y pintura | Por qué usar fijadores de roscas en el taller

Loctite recomienda disponer de este producto en el taller con el fin de obtener uniones "eficaces y duraderas".

Por qué usar fijadores de roscas en el taller Por qué usar fijadores de roscas en el taller
Por qué usar fijadores de roscas en el taller

Existe una gran variedad de tipos de tornillos con los que se trabaja en el taller y, en cualquiera de los casos, las expectativas son las de que ofrezcan uniones "eficaces y duraderas". Por este motivo, desde Loctite recuerdan en un artículo en su blog la conveniencia de usar fijadores de roscas.

El profesional del taller puede encontrarse diferentes situaciones en las que vea la necesidad de emplear estos productos, en este caso, la firma recomienda Loctite 243, que se aplica sobre el propio tornillo y "está indicado para fijar roscas de cualquier tipo de metal: acero, aluminio o superficies galvanizadas", asegura.

Autoaflojamiento. Es una de las causas que los técnicos de la compañía señalan como consecuencia de una mala unión de los tornillos, para lo que el fijador "rellena los huecos existentes en los surcos de las roscas, evita que el tornillo se mueva y previene el autoaflojamiento".

Relajación. Esta suele darse por una presión desmedida en el tornillo o por usar tornillos inadecuados. De acuerdo con Loctite, en muchas ocasiones, la única solución es la sustitución del tornillo, pero, en otras, es posible solucionarlo con un fijador.

Fijar sin andelas, pasadores u otros dispositivos de retención. Esto ocurre cuando, por ejemplo, hay poco espacio o el propio diseño de las piezas no permite el uso de estos elementos. En tal caso, los expertos de Loctite apuntan que el fijador es la opción más adecuada, ya que, además de bloquear la unión roscada, la sella.

Aplicación sencilla. Para usarlo en orificios pasantes basta con aplicar unas gotas en el tornillo; en orificios ciegos, se aplicarán las gotas en el tercio inferior de la rosca. No obstante, la firma recomienda limpiar antes la rosca.

Cualquier tipo de tornillería. Loctite destaca la posibilidad de usar el fijador 243 "en casi cualquier tipo de tornillería, desde roscas más pequeñas de M1 o M2 hasta otras muchos más grandes (M36)".

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña