Chapa y pintura | El riesgo de mortalidad en accidente crece el 40% por un parabrisas mal instalado

Actualmente aporta hasta un 30% de la resistencia estructural del vehículo y evita que el techo se aplaste en caso de vuelco.

El riesgo de mortalidad en accidente crece el 40% por un parabrisas mal instalado El riesgo de mortalidad en accidente crece el 40% por un parabrisas mal instalado
El riesgo de mortalidad en accidente crece el 40% por un parabrisas mal instalado

“Cuando un parabrisas no permanece en el automóvil, en caso de accidente, los ocupantes tienen hasta el 40% más de riesgo de mortalidad”. Así de contundente se mostró Johan Mortier, director Técnico de Belron International -matriz de Carglass-, en su ponencia durante la I Jornada de Tecnología y Seguridad Vial, celebrada recientemente en Madrid, al señalar la importancia del parabrisas y su directa relación con la seguridad vial.

Mortier señaló tres puntos fundamentales de relación que hay entre parabrisas y seguridad: eficacia del airbag, resistencia estructural del vehículo y soporte de sensores y cámaras de los sistemas ADAS.

“Hay que tener muy presente que el parabrisas es una pieza fundamental en la resistencia estructural del vehículo. Además de aportar, como mínimo, el 30% de la rigidez estructural de la carrocería y ser una pieza clave para el correcto funcionamiento del airbag, ahora se utiliza para instalar cámaras y sensores de ADAS” aseguró.

El primer estadio es su directa implicación en el correcto y eficiente comportamiento del airbag, especialmente del acompañante, en caso de accidente. El parabrisas, lejos de ser solo un elemento estético del vehículo, es un escudo que evita la entrada de elementos externos en el habitáculo que podrían ocasionar serias lesiones.

Sin embargo, también es el principal punto de apoyo sobre el que el airbag incidirá para salvar la vida del pasajero. "Si el parabrisas no está en perfectas condiciones, o mal instalado, las probabilidades de que salga despedido de su ubicación son altas y, tras él, saldrá el airbag por ese espacio, dejando al pasajero sin la protección para la que fue ideado", señaló Mortier.

La segunda premisa que cumple el parabrisas es su aporte a la resistencia estructural del vehículo, que puede ser de hasta el 30%. Esto significa que en caso de colisión frontal o vuelco el parabrisas evitará la deformación y hundimiento del techo sobre la parte delantera del habitáculo que es dónde la presión suele ser mayor.

Por otro lado, la misión más reciente del parabrisas, recordó el director Técnico de Belron, es la de ser soporte de cámaras y sensores de diferentes dispositivos que se engloban dentro de los sistemas ADAS, por ejemplo cámaras que detectan las líneas que delimitan los carriles de la carretera alertando del cambio involuntario de carril o la proximidad de un obstáculo activando la frenada automática de emergencia.

Además de mantenerse limpios, "lo que es realmente importante, apuntó Mortier, es que estos sensores y cámaras se calibren, tal como el fabricante los entregó al usuario, una vez que han sido desmontados por una operación de mantenimiento, cambio o sustitución de parabrisas"

“Es nuestra responsabilidad cumplir con los requerimientos de los fabricantes, como es en este caso la calibración de cámaras una vez sustituido el parabrisas y, por ello, también hemos implementado ya herramientas para realizar esta tarea en nuestros centros”, concluyó Johan Mortier.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña