Chapa y pintura | Qué revestimientos y capas de pintura incorpora un vehículo

Su función es la de proteger el metal de los agentes atmosféricos y evitan que la pintura se desprenda, entre otras.

Proceso de repintado de un vehículo
Proceso de repintado de un vehículo

Los diferentes componentes del vehículo están revestidos con distintas capas de pinturas de fondo y acabado con el objetivo de proteger los sustratos y favorecer la adhesión entre pinturas.

Así lo indica Loctite en un artículo publicado en su blog, en el que resalta, además, que conocer las distintas capas y revestimientos de pintura que incluye un determinado componente de la carrocería es fundamental para restituirlas convenientemente y lograr reparaciones de calidad y duraderas que imiten los procesos aplicados en fábrica.

De este modo, las capas o revestimientos de pintura a aplicar serán diferentes según la naturaleza del material base (acero, aluminio o plástico).

- Revestimiento anticorrosivo. Tratamiento que aporta una capa de protección superficial sobre el acero para que no sufra los procesos de oxidación y corrosión.

- Fosfatado y pasivado. El fosfatado genera en el metal una capa porosa que favorece el agarre de las capas posteriores. Después de este, hay que llevar a cabo el pasivado para rellenar los poros generados y mejorar la rugosidad superficial.

- Imprimación cataforética. Este es otro revestimiento anticorrosivo de tipo epoxi que se aplica tras el fosfatado y pasivado mediante un proceso de electrodeposición tras sumergir la carrocería en una cuba formada por una solución de agua desionizada, cinc, resinas y pigmentos.

- Anodizado. Es un proceso electrolítico específico para piezas de aluminio que permite la obtención de una capa de alúmina artificial con mejores características que la generada de forma natural por este metal. Para proceder al anodizado, la pieza ha de recibir electricidad tras haber sido sumergida en una solución formada principalmente por agua y ácido sulfúrico puesta a temperatura (entre 0 y 20°C).

- Imprimación adherente. Este producto va encaminado a mejorar el agarre sobre sustratos que muestran dificultades de adhesión como los plásticos y los aluminios. Su empleo en reparación es fundamental para conseguir este objetivo y aportar durabilidad a la reparación efectuada.

- Aparejo. El aparejo es una pintura de fondo, aplicada tanto en fábrica como en reparación, cuyas funciones son las de sellar el conjunto, proteger la cataforesis, ser soporte para las pinturas de acabado y cubrir los pequeños poros y defectos que han quedado tras el lijado de la masilla.

- Selladores. Este tipo de revestimiento solo se aplica en aquellas zonas del vehículo en las que existe una costura o junta. Su objetivo es aportar estanqueidad al conjunto ensamblado.

- Revestimientos de bajos y antigravillas. Son pinturas que se aplican en las partes bajas del vehículo para protegerlas de las inclemencias a las que se ven sometidas estas zonas (acumulación de barro, salinidad, suciedad, lluvia, proyecciones, etc.).

- Pinturas de acabado. Las pinturas de acabado son el último paso en el proceso de revestimiento y protección, especialmente en aquellos elementos de piel de la carrocería. Aportan una apariencia concreta al vehículo y consiguen determinados efectos.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña