Chapa y pintura | Pasos para sustituir una luna pegada del coche

Centro Zaragoza explica con detalle el proceso que se debe seguir para obtener un buen resultado en estos trabajos.

La luna del parabrisas, la trasera y algunas laterales son elementos que se unen a la carrocería del coche mediante adhesivos de poliuretano específicos que garantizan una correcta unión.

Para llevar a cabo este tipo de procesos, Centro Zaragoza recuerda que los fabricantes ofrecen estos productos por separados o en kits que incluyen limpiador, imprimación, adhesivo, cánula de aplicación y cable de corte para el adhesivo.

En el vídeo, el instituto de investigación explica que, primero se retiran las molduras o guarnecidos necesarios para acceder al cordón de adhesivo. En algunos casos, es necesario retirar el techo para no dañar el tapizado del mismo. Además, debe protegerse el marco exterior, la aleta y el salpicadero.

A continuación, se corta el adhesivo a lo largo de todo el perímetro con una máquina de cuchillas, el tirador de corte o el cable de acero. Es importante, apuntan los profesionales de Centro Zaragoza, prestar atención al corte para no dañar la pintura del marco de la carrocería.

Después se prepara la superficie para una buena adhesión. Para ello, la zona de pegado del vidrio y de la chapa se limpian y se aplica el promotor de adherencia. Hay que subrayar que si el poliuretano se contamina, se debe utilizar un activador.

En el caso de que se produzcan daños en la pintura, estos deben protegerse para que no genere una oxidación de la chapa.

Por otro lado, si el resto de cordón de poliuretano que queda en la carrocería se encuentra correctamente adherido y en buenas condiciones, se recorta dejando una base de uno o dos milímetros donde se aplicará el poliuretano nuevo.

Una vez cumplidos los tiempos de secado, se aplica el adhesivo al marco de la carrocería o el parabrisas, y se coloca la luna en el marco sin presionar en exceso.

Por último, la firma recuerda que antes de entregar el vehículo al cliente, deben respetarse los tiempos de secado marcados por el fabricante para que adquiera la resistencia adecuada y que no haya riesgo de desprendimiento ni caída.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña