Chapa y pintura | Consejos para utilizar los rellenos de chapa en vehículos

Loctite explica cuándo utilizar estas masillas y cuáles son las técnicas más empleadas.

Las masillas pueden ser de poliéster, fibra de vidrio o de base epoxy. Las masillas pueden ser de poliéster, fibra de vidrio o de base epoxy.
Las masillas pueden ser de poliéster, fibra de vidrio o de base epoxy.

Los rellenos de chapa son productos utilizados para reparar pequeños daños sufridos en la estructura del coche o, incluso, componentes de seguridad del vehículo, en el caso de golpes fuertes.

Loctite publica un post en el que explica a los profesionales cuándo se pueden utilizar este tipo de masillas, las técnicas más usadas y otros consejos útiles.

Dependiendo de la magnitud del daño, el artículo explica que podemos utilizar masillas de poliéster, fibra de vidrio o incluso materiales más duros como pueden ser las masillas de base epoxy.

El artículo recuerda que hay que seguir las recomendaciones del fabricante en cuestiones de adherencia y grosores permitidos: “Estos productos, una vez que se aplican, están expuestos a presiones, vibraciones y torsiones, y, por eso, si no cumplimos de forma escrupulosa con las recomendaciones de aplicación se puede obtener un resultado no deseado”.

En la unión de dos piezas completas o dos mitades de una misma pieza, el post recomienda una masilla epoxy reparadora, que puede sustituir a la técnica de relleno con estaño, en desuso por los problemas de seguridad e higiene que genera.

Las zonas con más riesgo de rotura, explica el post, son aquellas donde ha habido soldadura, calentamiento o uniones solapadas en la carrocería. Para que no se produzcan estas roturas el enmasillado de la chapa debe cumplir con los requisitos estipulados por el fabricante del producto, añade Loctite.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña