Talleres_del_siglo_XXI_Josep_Ferro Josep Ferro

| Reflexiones sobre Automechanika 2014 | -

Automechanika 2014 Automechanika 2014
Automechanika 2014

Vuelvo entusiasmado de Automechanika. La ciudad de Frankfurt y el recinto ferial, Messe Frankfurt, me han acogido de nuevo con extraordinaria amabilidad y la visita ha sido un estímulo genial para animarme a seguir creciendo y apostando por el futuro de este negocio.

Solo por si nunca has estado en Automechanika: es una feria internacional que se celebra en septiembre de los años pares, desde 1970, y que a pesar de la débil situación económica europea este año ha acogido a casi 5.000 empresas. Les llaman 'exhibitors'. Pasarán por la feria más de 150.000 personas que vienen de medio mundo a Frankfurt, en un promedio de 2 días de visita por visitante. La entrada costaba sobre los 40€/día si uno no había sido capaz de conseguir una acreditación de las que disponen los 'exhibitors'. Además. miles de periodistas.

Los hoteles vendían habitaciones, para los que llegaban a última hora, a 500€ la noche. ¡Y no había una sola habitación libre! Cenar durante esos días sentado en una mesa es misión casi imposible, y prepare la cartera. El recinto cuenta con 11 pabellones inmensos, aunque el 7, incomprensiblemente, no existe. Varios tienen 2 y hasta 3 pisos, lo que hace un total de 17 superficies tan grandes como varios campos de futbol, organizadas perfectamente en pasillos de la A a la F y con los números pares a la derecha y los impares a la izquierda, para encontrar cualquier expositor en un momento.

Dispone de 5 accesos, una estación de tren, 2 de autobuses, y justo por delante de la entrada principal pasa el tranvía de la ciudad. Por las calles que unen los pabellones, puedes elegir moverte por cintas mecánicas, a pie, en tricicletas con conductor pedaleante o en minibuses gratuitos que van circulando todo el día dando vueltas. Encontrarás muchos carritos de salchichas y cerveza pero muy pocos restaurantes.

En Automechanika se cena, pero no se come. Se anda mucho. Se gasta zapato. Ya sabes… entras a una feria y en menos de 1 hora, no se sabe por qué, te empiezan a doler pies, tobillos y rodillas. A las 6 de la tarde estás molido. Llegar a las 8:30 de la mañana te permite ver la entrada solo para los expositores. Fácilmente entran de golpe 15.000 personas que tienen que ir a poner a punto sus stands, y tenerlo todo listo para que a las 9 entre la marabunta. Una serpiente internacional de ejecutivos, perfectamente trajeados y maletín en mano, inundaba los pasillos, calles y pabellones en pocos minutos… En Automechanika se habla alemán e inglés. No intentes pasarte por italiano para chapurrear una conversación de negocios… que no llegará a ningún sitio.

En cualquiera de los pabellones de MesseFrankfurt puedes elegir entre cientos de stands para resolver todas tus dudas sobre recambios originales, Aftermarket, imitaciones, copias chinas, y desgraciadamente, falsificaciones. Puedes ver, pero, sobre todo, puedes 'tocar' y dejar que te hablen de las mil maravillas que intentan despuntar del resto. El detalle más inesperado del mundo de la posventa está en algún rincón de Automechanika.

Puedes preguntar sobre el equipamiento, desde elevadores a sofisticadas bancadas y medidores, compresores, equipos de soldadura espectaculares y cualquier detalle por irrelevante que te parezca relacionado con el negocio de la rueda, llanta, neumático y cristales, IT & management, car-wash y gasolineras, electrónica, accesorios y un inmenso pabellón nº11 dedicado en exclusiva a la reparación y pintado de carrocería. Cabinas, infrarrojos de varios tipos, productos para cualquier fase de la reparación, consumibles, anexos, abrasivos y pulimentos, plásticos y barnices, varios stands chinos con novedades en pinturas y más cabinas...

SATA tenía de nuevo el stand más alejado del acceso principal, al segundo piso del 11…. ¡y ha vuelto a ser un placer ir a verlos! Un aplauso de mi parte a las grandes empresas que tienen la valentía de exhibir sus novedades en la feria año tras año con unos despliegues de medios y personas que te dejan asombrado. Este año era imperdonable no visitar stands como los grandes de los consumibles (Würth y Berner) o espectaculares como los de Bosch, Phillips, Hella, y Festool, los de los neumáticos… y un larguísimo etc. y pregúntarte por el interesante y sorprendente regreso a la feria de Cromax, 12 años más tarde o por qué 3M no estaba en Automechanika…

Confirmado: la crisis está instalada, como el anticiclón de las Azores, al sur de Europa. La Tierra no ha dejado de girar para muchísimos países como Corea, China, Japón, Alemania, Reino Unido... Mientras en otros países a menudo parece que estamos todavía mirando el siglo XIX por el retrovisor, ellos han dado carpetazo al siglo XX y tienen claro que el XXI empezó ya hace muchísimos años. ¿Quién recuerda con precisión cuando la peseta, el franco, el marco, el escudo, el florín y la lira se vieron desplazados por el €uro? ¿Fue antes o después del 2000? Ya les digo yo que fue en el siglo pasado.

Los avances tecnológicos se muestran en Automechanika en todo su esplendor. Los coches de hoy no son los de ayer, y los que vendrán, los que ya están allí en forma de prototipo, harán que los coches de hoy parezcan antiguos muy pronto. Los procesos de reparación, los equipos, los talleres,… o se van adaptando, o vendrán otros y se instalarán con sus modernos equipos y procesos. Para competir con los mismos clientes.

De Automechanika me llamaron la atención más cosas. Las modelos vestidas de látex de algunas marcas de lubricantes, de años anteriores, en esta ocasión iban más discretitas. Gracias. En algún stand las azafatas eran de cartón con un dispensador de folletos. Buena idea. En cambio a alguien se le ocurrió la genial e ingeniosa idea de pintar la piel de una chica muy mona, en plan obra de arte, que paseó desnuda, casualmente por los pabellones de equipamiento y reparación. No tenemos remedio…. Atractiva sí, pero nuestro sector no lo necesita, más bien lo contrario.

A la salida de la feria, a las interminables colas de taxis penosamente gestionadas, unas señoritas muy simpáticas y alegres daban perfecta información de los locales nocturnos más picantes de Frankfurt y alrededores. Innecesario también, aunque sabemos de sobra que si la feria fuera de cirujanos, abogados, el Mobile Congress o de políticos, estarían las mismas.

No se hablaba de precio en ningún sitio de forma visible. De euros se habla en los despachitos, en la intimidad. Algunos dirán que Automechanika es muy comercial. Yo la veo muy técnica. Y me encanta ver a centenares de ingenieros de los 5 continentes a pie de stand dando explicaciones fenomenales.

En la misma línea, la del dinero, faltaba como siempre una parte muy importante de la ecuación. El que paga. En el caso de la mecánica, es de una evidencia aplastante que los equipos para reparar y mantener los coches actuales y futuros cada vez serán más complejos y caros de adquirir. Le convencerán que serán más eficaces y que la mayor productividad amortizará rápidamente la inversión. Discurso de manual. Por que… ¿los clientes estarán dispuestos a pagar más? ¿Ser más eficaces nos traerá más clientes?

Si de lo que hablamos es de carrocería, te puedes imaginar que las aseguradoras, todas, se convencen de nuevo de que Automechanika no existe. A nadie ya se le ocurre pensar que alguna ha dispuesto de algún stand para mostrar al sector reparador un producto asegurador novedoso y moderno. Mienten al solitario y se lo creen. Miran hacia otro lado (quizás hacia el sur) y pretenden convencer a los pobres que arreglamos los coches de sus asegurados que los coches se arreglan igual hoy que a mediados del siglo XX. Vamos, que ni esto ni el progreso va con ellos. Que ser moderno y tecnológico es muy caro y en realidad no es necesario. Ellos se dedican a vender pólizas y al juego de siempre que tan bien conocemos quienes lo sufrimos a diario.

Y así, en pleno siglo XXI, mientras un chapista y un pintor, con la capitalización del paro y la ayuda de un proveedor ingenuo puedan montar un chiringuito y hacer cuatro chapucillas ignorando cualquier proceso y cómo no, al margen de la ley, y puedan facturar a precio de peluquería china tan alegremente incluso a las aseguradoras más solventes, el progreso estará en manos de las empresas que estén dispuestas a perder dinero para no perder clientes.

Automechanika intenta convencerte de que el taller no es un espacio que deba ser escondido. Todo lo contrario. Es incomprensible que hoy, en pleno siglo XXI sigan viéndose los famosos 'prohibido el paso al personal ajeno a la empresa',  puestos para que los clientes no vean el aspecto del taller, no vayan a salir corriendo a otro sitio. Si el taller es lo que queremos que sea y lo que decimos que es,… ¡enseñémoslo con orgullo! Si la posventa es la preventa del próximo coche, ¿por qué no mostrar nuestra cocina como hacen ya muchos restaurantes de categoría?

Si la posventa es un 'vale-todo', un circo donde cualquiera se pone a cambiar piezas, aceites, filtros, neumáticos y cristales, y a pintar parachoques y aletas, sin cumplir ni con estándares ni mucho menos con las normas básicas de residuos, riesgos laborales, Hacienda… o se deje de pagar a los proveedores para ir a engañar a otro tonto…. si seguimos con esto, no tenemos nada más que hacer ni que decir. Tendremos lo que nos merecemos.

Y otra cosa me llama la atención. A todas estas mejoras de equipamiento, tecnología y procesos hay que ir de la mano de un personal que le ponga mucho cariño. Cada vez más. No vayas a creer que estos equipos formidables sustituirán a los operarios y resto del personal del taller. Al contrario. Todos deberán ser cada vez más listos, tener más formación (formación del coche y de los equipos) y, sobre todo… agárrete que ahí va mi predicción: los operarios, encargados, asesores… cada vez deberán estar más implicados. Si no, poco o nada tenemos que hacer. La posventa está derivando hacia unas intervenciones que exigen mucha precisión, mucho cariño, mucha implicación, ojos muy abiertos y muchas ganas de ver lo que se está haciendo y, a la vez, lo que no se ve pero que está allá esperando a ser visto. No hay tecnología que permita asegurar que todo se está haciendo bien a lo largo del proceso, sea quien sea el que a mitad de intervención ha metido la pata.

Si estabas pensando en sustituir a tus operarios y mandos intermedios por un complejo sistema informático, un CRM, ERP, DMS, BMP, SFA, si crees que los estándares son la solución, o que un estricto y exhaustivo manual de procesos o unos hermosos hologramas te dirigirán el taller…. entonces saca ya billetes y vete a la próxima feria a contratarlos todos. Pero no a la de Frankfurt, ni a la de Chicago, Dubai, Madrid o Shangai. Vete a Las Vegas, de madrugada, con whisky, humo, atractivas camareras y muchas luces de colores… a ver dónde cae la bolita.

Sobre el autor

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña