Talleres_del_siglo_XXI_Josep_Ferro Josep Ferro

| Las EMOCIONES nos rodean | -

Las EMOCIONES nos rodean Las EMOCIONES nos rodean
Las EMOCIONES nos rodean

Tuve la oportunidad de ver 'Amaluna' del Cirque de Soleil (y el privilegio de asistir al estreno). Una maravilla apta para toda la familia que les recomiendo ver. Igual que la genial película 'Del Revés' (Inside Out) que es imposible que deje indiferente a nadie.

Saliendo de ambas, con el corazón y la cabeza metidos en una agitadísima coctelera, me di cuenta que este ha sido sin duda el verano de las EMOCIONES. Revisando algunos periódicos este verano, a la vista del poco futbol y de las nefastas noticias que nos envuelven, el día que en la prensa no se escribe sobre las emociones es una excepción.

El verano, las vacaciones escolares, el puzzle familiar…. Me pongo a escribir embobado en el famoso Universo de las Emociones de Punset y Bisquerra y me busco.... ¿por dónde te mueves Ferro? Lo admito, me siento en una una posición mezcla de una moderada insensibilidad, agitación e impotencia.

Algunos quizás podáis pensar que es producto de una combinación perversa y no prevista de fastidio, malhumor, indignación, mi conocida antipatía frente a lo que no me atrae, enfado, resentimiento.... tengo muchos frentes abiertos que me quieren arrastrar a toda velocidad a una espiral negativa de IRA.

El MIEDO me quiere hacer vivir en un desalentador estado de alarma y temor (¿pánico?), que en algunos momentos me generan ansiedad, preocupación, estrés, inseguridad.... Mi vulnerabilidad está despistada.

La desilusión, amargura, decepción, desánimo, el pesimismo y el sufrimiento, y la soledad con la que afronto algunas de mis realidades me hacen sentir acercarse una TRISTEZA que me da vergüenza admitir. El sentimiento de culpa es demoledor.

Ha sido una SORPRESA verme envuelto en la confusión y desconcierto que se desata frente a mi abanico de situaciones, y si le sumo la dificultad de gestionar la frustración y ese pequeño orgullo que a uno le queda, el resultado me impide razonar con total claridad.

Proponerme, intentar empatizar con mis hijos adolescentes, su madre, mis padres, y a la vez con el resto de mi familia y entorno, derrochar simpatía y cordialidad con todo el mundo (incluso con aquellos peajistas que creemos invisibles), mostrar interés, respeto y admiración, recordarme a diario de lo importante que es practicar la amabilidad, la gratitud y el perdón.... Vivir en el afecto, cariño y ternura, aprecio y pasión, ir por la vida con mi autoestima a tope, desprendiendo AMOR.... me ayuda a sentirme mucho mejor. Veo la salida!

Pasarlo bien, divertirme, ver la vida con optimismo sentir placer verdadero por los buenos momentos, mostrar entusiasmo y vivir el día a día y el trabajo con ilusión, sospecho que me harán sentirme más alegre. Vivir envuelto en ALEGRIA, en primera persona, debería ser una prioridad.

Y al final, si consigo cierta paz interior, bienestar, satisfacción y serenidad, sin saber bien por qué, dicen los sabios que me sentiré feliz, y que acabaré desprendiendo FELICIDAD que inevitablemente se contagiará en todo mi entorno. Y a lo mejor.... aunque no sea el objetivo, alguien se contagiará. Ser útil en este ajedrez es importantísimo.

Hoy es final de mes, de agosto, tradicionalmente un mes lleno de sorpresas. Se acabó el verano y dicen que la crisis ya es pasado.

¿Lo intentamos este otoño? ¿Empezamos hoy? ¿Ahora?
 

Sobre el autor

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña