Desde_la_bancada_Joaquín_Gómez Joaquín Gómez

| Mi aseguradora no se entera, pero yo sí | -

Los accidentes sólo provocan uno de cada diez partes al seguro Los accidentes sólo provocan uno de cada diez partes al seguro
Los accidentes sólo provocan uno de cada diez partes al seguro

Si uno se fija con detenimiento en los anuncios de televisión, se dará cuenta de que las aseguradoras dentro de esa guerra que han creado por captar al cliente, han apostado por la publicidad y hacer llegar su mensaje a través de personajes famosos u ofertas casi surrealistas. Pero algunas de ellas harían bien en preocuparse por lo que dice su cliente de ella cuando perciben una gestión de su siniestro desastrosa. Nosotros lo oímos a diario.

 

Cuando una persona tiene un siniestro, automáticamente tiene un problema y de nosotros los talleres y de todos actores de dicho siniestro se espera que ese problema se convierta en solución con las menores molestias posibles para el cliente. Pero en ocasiones existen aseguradoras que el simple trámite de dar un parte y mandar un perito se convierte en una tarea ardua, comparable a hacer la declaración de la renta. Tal burocracia confunde al cliente y a la vez le indigna.

 

No se sí eso es captado por los responsables de esas compañías, pero creo que no, cuando algunos tramitadores o incluso peritos piensan que primero son ellos y luego los clientes. Eso hace muchos años que pasó a la historia. Si para dar un parte hay que hacerlo dentro de un horario estricto, rellenar documentos y casi hacer un máster, o si se tarda más de 24 horas en peritar el vehículo o se retrasa la entrega por que el taller no tiene la peritación, o por que el perito no ha pasado el día que dijo a realizar un seguimiento, el cliente toma nota enseguida y probablemente ese tramitador ya no gestione más siniestros de ese cliente y el perito no perite ni ese ni ningún vehículo de éste, pues ya no estará en esa compañía. Os aseguro que con la información que hay en la actualidad, cualquier incidencia en el siniestro llega al cliente al segundo y este sabe quien lo hace bien o mal y luego toma su decisión.

 

Todos, talleres, aseguradoras, gestores, agentes, peritos, etc. dependemos de los clientes y de lo fácil y rápido que consigamos restablecer la normalidad en la vida de ese cliente con la utilización de su coche. Todos los peros y retrasos que pongamos a ese proceso son piedras que nos tiramos a nuestro tejado. No se sí algunos se han dado cuenta o todavía se están mirando el ombligo.

Y tú, ¿ayudas o pones palos en las ruedas?
 

Sobre el autor

Joaquín Gómez es jefe de Taller en Auto Carrascosa, empresa de reparación en Alicante.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña