Indave

| Los sistemas CAN de comunicación multiplexada | -

Los sistemas CAN de comunicación multiplexada Los sistemas CAN de comunicación multiplexada
Los sistemas CAN de comunicación multiplexada

Como sucede con otros productos tecnológicos, la evolución del automóvil ha seguido el ritmo del progreso científico.

La aplicación de la electrónica en nuevos componentes y procedimientos de programación de software ha propiciado una gran evolución en las áreas relacionadas con la comunicación de los vehículos, en detrimento de las consideradas históricamente más propias del automóvil.

Esta evolución de los componentes electrónicos se inició, como se ha comentado en entradas anteriores, a principios de los 80, cuando aparecieron los primeros sistemas de confort de mando eléctrico. Posteriormente, el uso de una unidad de control en permitió la gestión de las informaciones de entrada de los sensores y las activaciones de salida de los actuadores eléctricos conectados.

El desarrollo del software y la mayor capacidad de procesamiento de datos permitieron la participación de varias unidades de control en una misma función: apareció la comunicación multiplexada. Aunque la tecnología ya existía en algunos modelos estadounidenses y europeos de gama alta, su utilización no se extendió en el mercado europeo hasta mediados de los años 90.

El multiplexado permite el intercambio digital de datos entre varias unidades de control mediante una trama de comunicación, incluso si éstas forman parte de diferentes redes gracias a las unidades pasarela/gateway.

El protocolo CAN BUS es el más utilizado. Otra de las ventajas aparentes del multiplexado es un considerable ahorro de peso y de cableado, aunque esta disminución de costes nunca se ha reflejado en el precio final.

Así pues, las nuevas tecnologías de comunicación tienen las siguientes aplicaciones en los vehículos actuales:

  • Comunicación entre las unidades de control del vehículo, incluso si se produce entre la distintas redes, posibilita funciones dinámicas complejas como el control de velocidad automático, la regulación de distancia respecto al vehículo que circula por delante, el control de cambio de carril, etc.
  • La comunicación con redes ajenas al vehículo, la denominada conectividad, permite por un lado implementar funciones de antirrobo o de localización/asistencia y llamada de socorro en caso de accidente, y por otro ofrecer funciones de infotenimiento complejas, como navegación integrada con el equipo Hi-Fi, teléfono inalámbrico o incluso la posibilidad de convertir el vehículo en un punto de acceso a la red de internet para otros dispositivos.

Las anomalías más frecuentes registradas en los sistemas de comunicación de los vehículos están relacionadas con los siguientes aspectos:

  • Presencia de defectos de comunicación en un Bus de datos, provocados por la perturbación de la señal multiplexada que produce la avería de una de las unidades de control que conforman la red CAN o el anillo MOST.
  • Anomalías en la instalación eléctrica de una red multiplexada, como puede ser una conexión sulfatada en un puente CAN o un enchufe intermedio, etc.
  • Errores en el software de comunicación de alguna de las unidades de control que conforman una red, para cuya reparación se hacen necesarias telecargas de actualización para mejorar la cartografía de funcionamiento de los sistemas completos. En muchas ocasiones son los propios fabricantes los que, tras constatar una elevada incidencia de fallos, hacen llamamientos a los usuarios mediante campañas para efectuar las actualizaciones de software.
  • Codificaciones incorrectas o pérdidas de codificación de las unidades de control que impiden el envío correcto de datos.

A continuación se describen ejemplos representativos de anomalías del sistema de comunicación, extraídos de la plataforma https://www.averiasresueltas.com:

Las posibilidades actuales de comunicación y de conectividad han generado una nueva tendencia de compra que ha cambiado el orden de prioridades del cliente medio a la hora de adquirir un vehículo. Hoy en día los departamentos de marketing de los fabricantes ya no centran sus mensajes publicitarios en las cualidades dinámicas o prestacionales, sino en satisfacer las expectativas creadas por el mercado en los ámbitos de la conectividad y el infotenimiento.

Los sistemas de comunicación del automóvil se encuentran inmersos en un proceso de evolución exponencial. En los próximos años, los usos derivados de la conectividad se extenderán a todas las áreas del vehículo y tendrán efectos no solo en el infotenimiento, sino también en funciones dinámicas tan complejas como la conducción autónoma cuando la infraestructura vial y las disposiciones legales de los países lo permitan.

La tecnologiá de comunicación plantea dificultades para el taller, como la necesidad de asimilar de las nuevas destrezas de reparación y diagnóstico. Pero también hay factores positivos, como la normativa Pass-Thru, que permite efectuar actualizaciones de software de las unidades de control en un taller multimarca. A pesar de las exigencias, el taller podrá afrontar con confianza las intervenciones en los sistemas de comunicación si previamente ha sido capaz de actualizar el equipamiento de diagnóstico, de fomentar el reciclaje de conocimientos del personal especializado y de dotarse de una plataforma eficaz de información.

Sobre el autor

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña