Francesc

| Convenios de colaboración | -

Convenios de colaboración Convenios de colaboración
Convenios de colaboración

Desde hace un tiempo quería hacer un post relacionado con el tema, pero no encontraba una imagen para ilustrar el artículo. Como bien podéis haber visto, las imágenes que utilizo para los artículos son inéditas y de mi propiedad. Siempre intento buscar una imagen real para dar más seriedad a lo que escribo. Como a todos os debe de pasar, a algunos les gusta un poco, a otros menos o a algunos nada, pero así es la vida: no a todo el mundo le gusta lo que haces pues, si no, seríamos genios y no somos más que muñecos con vida que hacemos lo que podemos, con la mejor intención y buena fe.

Como el título dice, convenios de colaboración. ¿Alguien puede ayudarme a entender este enunciado? Pues yo por mucho que lo intento no hay manera.

Hace ya unos años cuando estábamos con los proyectos del nuevo taller de carrocería y abrimos una serie de vías para poder escoger las marcas a utilizar y los procesos a seguir. Todo eran ayudas, todo eran convenios y facilidades.

De lo dicho, nada de nada. Después de muchas reuniones,
números, resultados, rendimientos, cubriciones, como los pintureros se defienden, decidimos elegir una marca que nos iba a ayudar a conseguir una gran compañía, que al final se fue al traste, pero con la cual estamos muy contentos por calidad y servicio, pero no por convenios, pues de eso nada de nada.

Unos meses más tarde, por arte de magia, aparece una marca con un as en la manga, nos convencen, no por calidad pues no era la que nuestros estándares necesitaban, pero sí nos aportaba trabajo. Ya nos ocuparíamos nosotros de de dar los estándares de calidad. ¿Sabéis que pasó? Nada de nada, máquina fuera y a seguir con nuestra línea.

Ahora, unos años después, nos ha surgido otra oportunidad, con estándares de calidad altos. Hemos incorporado la máquina pero, de momento, nada de nada. Todo promesillas y paciencia, que todo llegará. Ya estoy un poco escarmentado, pues en cuestion de tres años, tres rollos patateros y perdón por la expresión, pero así es como lo siento y lo he vivido.

Sobre el autor

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña