Carlos Hernandez bravo

| Y Asetra, ¿qué opina? | -

Y Asetra, ¿qué opina? Y Asetra, ¿qué opina?
Y Asetra, ¿qué opina?

Al estar siempre leyendo lo desencantados que estáis con las asociaciones o al leer casi a diario malas noticias sobre el sector de la automoción, he decidido entrar en contacto con el señor Ramón Marcos, presidente de Asetra, y hacerle algunas preguntas.

Espero que os resulten interesantes.

¿Cómo ve usted el sector de la posventa?

Las estadísticas son bastante gráficas: en los últimos años la demanda ha caído en torno al 20 por ciento y los meses transcurridos desde principios de este año nos indican que también este año va a ser complicado, con nuevos retrocesos en la facturación de en torno al 3 por ciento en relación al mismo período del año anterior. En el día a día de una empresa, se pone de manifiesto que los consumidores disponen de menor capacidad adquisitiva y les falta seguridad y confianza, por lo que no sólo vienen menos al taller, sino que lo hacen obligados por las circunstancias e intentando gastar lo imprescindible. En el sector de la carrocería, notamos la bajada de la siniestralidad y en todas las especialidades vivimos en un contexto de altísima competencia producto de la lucha por la supervivencia de todos los implicados en el sector, talleres, proveedores y clientes.

¿Cree que se está formando y preparando la posventa lo suficiente para que siga siendo una fuente de ingresos importante a largo plazo?

Los talleres son un ejemplo de adaptación al medio. Los primeros surgieron en España en la época en que llegaron los primeros automóviles y una buena parte de ellos procedían de la reparación de los carros. Durante varias decenas de años tuvieron que reparar piezas y adaptar las que tenían a su alcance a los vehículos que las necesitaban porque era muy difícil encontrar recambios nuevos. Después nos hemos tenido que ir adaptando a la fuerte evolución del automóvil, especialmente a los hitos introducidos primero por la electrónica y en los últimos años por la aplicación de las tecnologías de la información no sólo al automóvil y a las técnicas de reparación y mantenimiento, sino también a las maneras de relacionarnos con proveedores y clientes. En el camino se quedan algunas empresas y surgen otras. Ocurre en todos los sectores. Evidentemente para tener futuro hay que invertir en puestas al día integrales: equipamiento, formación, organización, relación con los clientes

Debates en la web:

¿Qué entiende Asetra por talleres ilegales?, ¿Y qué acciones se están llevando a cabo por parte de las asociaciones para combatirlo?

Un taller ilegal es aquel que no cumple la normativa que la Administración competente le exige para poder realizar su actividad. Lo más gráfico es, evidentemente, que tenga su placa de industria con su número de registro industrial. Además, los talleres tienen otras muchas obligaciones, entre ellas la de cumplir con la normativa medioambiental, que les afecta de manera intensa, u otras que son comunes en mayor o menor medida a otras actividades empresariales: por ejemplo, cualquier empresa debe tener a sus empleados dados de alta en Seguridad Social, debe pagar sus impuestos o debe cumplir con ciertas normas que pueden afectarles por estar ubicados en una localidad concreta.

Desde ASETRA y CONEPA, la federación nacional en la que ASETRA está integrada y de la que ostentamos la presidencia, nuestra lucha es contra los talleres que no cumplen las reglas del juego y que, por tanto, hacen una competencia desleal a las empresas cumplidoras. Nuestras denuncias se dirigen fundamentalmente a los departamentos competentes de Industria y, en la mayor parte de los casos, nos vienen referidas de otros talleres de la zona, sobre todo por falta de la preceptiva placa, que es la manera más “controlable y evidente” para detectar presuntos ilegales. Lo que ocurre es que, normalmente, esas mismas empresas que ni siquiera formalizan el trámite básico para ser taller también suelen ser incumplidoras del resto de las obligaciones, muchas veces porque es preceptivo estar registrado para acometer otras obligaciones (por ejemplo, las derivadas de la normativa de medio ambiente o de la regulación de los talleres móviles). Por esas razones, y también por el enorme crecimiento de la economía sumergida en el sector y su negativo impacto en los talleres legales, consideramos importante “denunciar” a los ilegales ante otras áreas competentes de la Administración, como Medio Ambiente, Consumo (puesto que los ilegales no dan factura ni se responsabilizan de las garantías), Hacienda, Tráfico, etc.

El problema de los talleres con las aseguradoras

¿Qué hace Asetra para ayudar a sus asociados que ven como las compañías les aprietan cada día más?, ¿Cómo les defiende ante la bajada de precios en la mano de obra? ¿La negativa cada vez más común a la sustitución de piezas?

ASETRA hace todo lo posible por ayudar a los talleres, siempre respetando la legislación vigente, y especialmente la Ley de Defensa de la Competencia y la Ley de Asociaciones, que nos ponen límites en base a que nuestros asociados son, entre ellos, competidores y cualquier acción sospechosa de prácticas colusorias nos situaría y les situaría fuera de la ley. Esto a veces no se entiende bien por parte de nuestros propios asociados y resulta especialmente sensible en las relaciones con las compañías de seguros. Ciertos temas que han de ser enfocados a título individual, ASETRA los trata de esa forma, muy individualmente, apoyando al taller y ayudándole con un asesoramiento personalizado para que tome sus propias decisiones en beneficio de su empresa. Además, desde nuestra área de aseguradoras desarrollamos actuaciones y mediaciones de forma individualizada ante compañías y talleres al objeto de ayudar a ambas partes a resolver posibles conflictos. Tenemos 2000 socios y recibi

mos unas 50 consultas diferentes cada día que son tratadas por expertos de nuestras diversas áreas (jurídica; calidad, medio ambiente y PRL; formación, desarrollo y promoción, técnica y comunicación, laboral y tributario-contable), profesionales muy cercanos a la problemática del taller que trabajan con el objetivo de apoyar a nuestros asociados. Nuestro objetivo es que los talleres se sientan cómodos llamando a ASETRA, que sepan que se van a encontrar al otro lado del teléfono a personas accesibles que les comprenden y ofrecen, además de apoyo, soluciones útiles y prácticas para su taller en concreto.

Los precios de mano de obra de cada taller constituyen uno de esos asuntos que dependen de cada empresa de manera individual, en función de sus costes y del contexto en el que trabaja. Para su determinación, deben considerar como puntos importantes el análisis de la competencia (el taller de enfrente o de la zona, por ejemplo) y las ventajas o diferencias competitivas en relación a ella. Nosotros creemos que los empresarios deben luchar con todas sus fuerzas por el respeto a sus tarifas, valorar la rentabilidad de algunas operaciones o de algunos clientes y decir no a situaciones de presión excesiva, siendo conscientes de las consecuencias que pueden tener sus decisiones.

¿Por qué asociarse a ASETRA?

La fuerza de las asociaciones es la fuerza del sector. Creo que en estas pocas palabras se resume bien la razón de ser de nuestras entidades.

Si no estuviera ASETRA, ¿quién se ocuparía de hacer llegar a las instituciones competentes nuestra preocupación por la economía sumergida en el sector? ¿Quién mandaría constantemente a los consumidores mensajes llamando la atención sobre la incidencia que tiene en su seguridad y la de su familia la falta de mantenimiento de los vehículos? ¿Quién denunciaría públicamente que la actividad del sector se ha reducido casi un 20 por ciento y que no es el momento para iniciar nuevas y variadas campañas de inspección? ¿Quién defendería los intereses de los talleres españoles en normativas que “se cuecen” en Bruselas?

Son sólo unas preguntas para la reflexión que a mí me gusta plantear a los talleres para animarles a que entre todos “hagamos asociación”. Cuantos más seamos, nuestras fuerzas crecerán y podríamos hacer más en beneficio de todos. En un momento como el actual, la unión es más importante que nunca. Defendiendo al sector en su conjunto, las asociaciones defienden a cada uno de los talleres.

Por eso siempre que tengo la oportunidad doy las gracias a los que, estando en una asociación, contribuyen al bien de todo el sector. Con las cuotas a ASETRA los talleres recibimos no sólo una extensa gama de servicios (tenemos a 18 personas a disposición de nuestras empresas, 18 especialistas con los que contar cada día para que nos asesoren y nos ayuden), sino que permitimos que el taller tenga una voz ante las administraciones públicas, ante otras instituciones públicas y privadas y ante la sociedad en general.

Sí me gustaría distinguir entre lo que se hace y lo que se consigue. E insisto en ello porque, muchas veces, se logran cosas que son difíciles de percibir por parte de los talleres. Por ejemplo cuando se consiguen evitar situaciones o introducir o eliminar contenidos o matices en normas jurídicas gracias a las actuaciones de la asociación y que, de no haber intervenido ésta, habrían sido muy perjudiciales para el sector.

Saliendonos de su función como presidente de Asetra y entrando en la de empresario. ¿Qué medidas está usted llevando a cabo para poder solventar la crisis? ¿Qué consejo daría a las pequeñas pymes, para que pudieran sobrevivir a la crisis?

Como la mayor parte de los empresarios, me preocupa la situación económica del país. Los talleres no vamos a mejorar sino mejora la situación del conjunto de la sociedad, si no hay mayor estabilidad en los ingresos de las familias y de las empresas, que son nuestros clientes. Pero, ante esta situación y si tienes vocación de continuidad, no cabe otra opción que trabajar mucho y con ilusión, siendo consciente de que los cambios tecnológicos en el automóvil y los cambios sociales en los clientes nos obligan a ser muy buenos en nuestro trabajo, a contar con personal muy formado, a disponer de instalaciones bien equipadas, a utilizar las nuevas tecnologías, etc. 

Personalmente, intento utilizar siempre la información y el sentido común a la hora de tomar decisiones, cuido de que las personas que trabajen conmigo estén bien formadas y entiendan la empresa como un lugar en el que desarrollar una buena carrera profesional, y procuro mimar a mis clientes todo lo que puedo. Esos son mis consejos, de un empresario sencillo que lleva toda su vida en este sector y que está satisfecho.

Si tuviera que contratar a alguien hoy en día ¿Cómo realizaría la selección de personal? ¿Qué criterios seguiría?

Y sobre cómo realizaría una selección de personal, pues contaría con el Área de Empleo de ASETRA, que nos da este servicio a los talleres y nos ayuda a elegir a las personas más adecuadas en función de nuestras necesidades y nuestro tipo de empresa.

Hasta aquí unas cuantas cuestiones que ha tenido han tenido a bien responder desde Asetra, como siempre con las entrevistas a personas o empresas que realizo espero que os sirva para sacar vuestras propias conclusiones y con ellas aportar un granito de arena a vuestras empresas.

Desde Cómo ha quedado!! solo me queda dar las gracias a D. Ramón Marcos y a Dña. Nuria Álvarez del departamento de comunicación y marketing, un placer haber realizado esta entrada con su colaboración.

Sobre el autor

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña