defensor_del_taller_Angel_palacios Angel Palacios

| Poner en la picota a los talleres sale barato | -

Poner en la picota a los talleres sale barato Poner en la picota a los talleres sale barato
Poner en la picota a los talleres sale barato

Un encargado despechado de un taller, tras ser despedido, manda un vídeo a aseguradoras donde se ve cómo un servicio oficial Citroën destroza coches para ampliar los daños de los vehículos (se supone que con la aquiescencia de sus propietarios). Y ahora, casualmente, en el contexto de una guerra entre talleres y algunas aseguradoras por la aplicación a la baja de los baremos en las peritaciones, se difunden hasta la saciedad esas imágenes en todas las televisiones, causando gran impacto social, lo que perjudica gravemente la imagen de todos los talleres de reparación. Injusto. Es triste que haya picaresca y fraude a las aseguradoras, pero no es menos cierto que éstas también representan, como queda en evidencia, la parte más fuerte, cuyas prácticas a menudo producen trastornos a los usuarios, cuando no perjuicios económicos para ellos y los talleres encargados de ejecutar las reparaciones.
Ese estereotipo del taller de automóviles como empresa en permanente sospecha, a la que acabarán terminando de señalar como responsable de todos nuestros males, está muy lejos de la realidad. Supongo que dolerá tener que demostrarlo a todas horas. Pero la carnaza vende mucho en televisión. Y si se pilla (encima con imágenes) a un taller cometiendo tropelías con los coches de sus clientes para (re)cargar la factura a las compañías de seguros, las teles compran la mercancía. Así funciona el negocio. Aunque la imagen de todo un sector pueda verse gravemente deteriorada.

Talleres injustamente tratados
El efecto mediático de casos como el conocido del centro reparador, ubicado en Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), es demoledor para el colectivo en su conjunto. Y es injusto. El negativo impacto en la opinión pública desprestigia en apenas un minuto la imagen y el ejemplo de empresarios tenaces, honestos y cumplidores con su trabajo y con sus clientes (particulares y aseguradoras).

Lo que ha hecho el taller denunciado, en connivencia con sus propios clientes, no lo olvidemos, mueve al escándalo y a la desconfianza. Obvio. En ese fango, todos los talleres quedan salpicados, ofreciendo a los usuarios argumentos para cargar a los reparadores con ese triste sambenito de por vida. El único que debe responder por su “presunto” delito es el implicado y sus cómplices. Un taller individual, que sólo se representa (muy mal, por lo que se ve) a sí mismo.

Otro asunto es el momento en que se produce esta noticia-escándalo. ¿Casualidad? Tengo mis dudas. En otras circunstancias, quizás el vídeo no habría llegado a las televisiones. Ahora me gustaría saber quién se lo mandó.

Sobre el autor

Periodista y licenciado en CC. de la Información, Angel Palacios lleva ligado al sector de la Posventa de Automoción desde 1991. Tras una larga etapa en la revista Nuestros Talleres, es cofundador de Infocap / infotaller (2007).

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña